Siniestro, desaliñado, serio, genial, así es El Enterrador, uno de los luchadores más famosos y míticos de la lucha libre estadounidense, en concreto de la WWE. Sin embargo, su carrera ha llegado a su fin, o al menos, eso es lo que se deduce de su último gesto sobre el ring.

En la última emisión del pressing catch de la WWE, el luchador, que comenzó su carrera en 1990 y que consiguió grandes hitos como vencer y arrebatar el título de campeón a Hulk Hogan en 1991, ha hecho el gesto simbólico de dejar atrás su atuendo en el centro del ring, algo que todo el mundo interpreta como su retirada de la lucha profesional..

En el Wrestlemania 33 de la WWE 'El Enterrador' perdió el combate contra Roman Reigns y fue suficiente para él. Se quitó los guantes, abrigo y el sombrero y los puso en el centro del cuadrilátero, con toda la ceremonia y el reposo de las grandes ocasiones.

Cuando hubo colocado en el suelo su atuendo, inició la marcha por la rampa que llega hasta el ring y se alejó mientras sonaba su música, para mirar una última vez al pabellón, repleto de público, antes de desaparecer.

El Enterrador tiene muchos hitos en su haber, como las 21 victorias consecutivas que consiguió en la WWE WrestleMania, además de la consabida derrota a Hulk Hogan en 1991. Además, ganó el Campeonato de la WWF / WWE cuatro veces y el Campeonato Mundial de peso pesado tres veces más.

Además, Matt Hardy y Jeff Hardy regresaron y se convirtieron en los nuevos campeones en parejas.

Brock Lesnar, por su parte, se convirtió en campeón universal de la WWE tras vencer a Goldberg.