Ignacio Dean ha dado la vuelta al mundo a pie
Dean ha atravesado Europa, Asia, Oceanía y América en 3 años. Ignacio Dean

Ignacio Dean se ha convertido en el primer español que ha dado la vuelta al mundo andando, una hazaña que ha logrado tras recorrer 33.000 kilómetros durante tres años a lo largo de 31 países y cuatro continentes. "Porque hasta la caminata más larga comienza con un paso, esta es mi apuesta: dar la vuelta al mundo caminando por el planeta Tierra", cuenta Dean.

Una vez completada su aventura, el malagueño relata en su libro Libre y salvaja. La gran aventura de la vuelta al mundo a pie cómo se ha sentido durante este tiempo en el que permaneció en solitario y llegó a presenciar un atentado en Bangladesh, sufrir un asalto con machetes o contraer la fiebre 'chikungunya', entre otras cosas.

Su objetivo ha sido concienciar sobre la degradación del planetaDean emprendió su viaje el 21 de marzo de 2013 y ha atravesado Europa, Asia, Oceanía y América, con el objetivo de concienciar sobre la degradación del planeta y demandar una mayor responsabilidad por parte de la sociedad, motivo por lo que llamó a su aventura 'Earthwidewalk, marcha mundial por la naturaleza y el planeta Tierra'. "Porque no hay medio de trasporte más ecológico ni respetuoso con el medio ambiente que caminar. Y para mí encierra otra visión del mundo, otro tiempo, otra dimensión de la realidad", explica Dean.

El proyecto, relata el viajero, "nace del sueño y la necesidad de dar la vuelta al mundo caminando, conociendo este crisol de culturas y paisajes que es el planeta Tierra. Y la necesidad de aportar mi grano de arena para hacer del mundo un lugar mejor, lanzando un mensaje de amor y respeto por la Naturaleza".

En total han sido 31 países: España, Francia, Italia, Eslovenia, Croacia, Serbia, Bulgaria, Turquía, Georgia, Armenia, Irán, India, Nepal, Bangladesh, Tailandia, Malaysia, Singapur, Indonesia, Australia, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, México, Estados Unidos y Portugal.

Para lograr su meta, gastó doce pares de zapatillas, recorrió 85 kilómetros en un día, permaneció 57 días en México y 86 caminado sin descanso (4.100 kilómetros), ascendió hasta 4.8000 metros de altitud en la cordillera de los Andes y aguantó temperaturas de 50 y -13 grados centígrados. Algunas de las viviencias las contó en vídeo, pero el resumen de toda su aventura está en su libro.