Dave Gibbons: "Algunos cómics están incluso por encima de muchas novelas"

  • El dibujante londinense (1949) y artífice de la novela gráfica ‘Watchmen’ es la estrella del 35.º Salón Internacional del Cómic de Barcelona.
  • Su trabajo en esta serie para DC Comics junto al guionista Alan Moore le valió un Premio Hugo.
Gibbons es artífice junto al guionista Alan Moore de la saga 'Watchmen'.
Gibbons es artífice junto al guionista Alan Moore de la saga 'Watchmen'.
MIQUEL TAVERNA

Vestido informal, con una sonrisa de oreja a oreja y acompañado de su mujer. Así ha recibido a 20minutos el padre (junto a Alan Moore) de Watchmen en el Salón del Cómic de Barcelona, antes de enfrentarse a una larga cola de seguidores a la caza de su firma.

¿Cuáles son las preguntas que más le hacen los fans de la saga Watchmen con los que se encuentra en salones del cómic como este?

La duda es siempre la misma, ¡cómo puedo trabajar con Alan Moore! (ríe). Tienen la creencia de que Alan es un excéntrico y un ermitaño y por eso la gente tiende a pensar que la experiencia fue difícil. Pero lo cierto es que fue un gran colaborador y una excelente persona conmigo y me resultó muy fácil trabajar con él.

¿Es cierto que hablaban hasta tres y cuatro horas por teléfono?

Sí. Teóricamente, nuestras conversaciones giraban en torno al tebeo concreto que íbamos a hacer. Pero al final acabábamos hablando de cualquier cosa y luego, no sé ni cómo, todas esas cosas acababan incorporadas al cómic, incluso los detalles más pequeños. Eran más bien apuntes sobre el ambiente que acerca de los personajes.

¿Este trabajo fue para usted sobre todo la síntesis de un guion complejo?

Cierto. En realidad, este tipo de trabajos para un dibujante de cómics suponen contar la historia de manera que se entienda todo. Por eso preferí, en el caso de Watchmen, pintar cada página con un número determinado de viñetas (9) para intentar contar una historia tan compleja de la manera más comprensible posible. Cada trabajo que hago intento que sea distinto de todos los demás y con Watchmen busqué en todo momento conseguir que fuera clara y genuinamente esta historia, que no se pudiera confundir con ninguna otra.

¿Usted y Moore se arrepintieron de mostrar el lado débil y atormentado del superhéroe?

Lo que hicimos provocó, y no porque quisiéramos, una década de personajes muy serios y depresivos en el cómic. Y nuestra intención era exactamente la contraria. Esta es una forma más en la que puedes contar la historia de estos personajes. Nosotros los amamos mucho. Y si no adoráramos a los superhéroes como lo hacemos no podríamos haber contado estas historias. Nuestra intención no era ni destruirlos ni ridiculizarnos, sino más bien lo contrario.

¿Qué han aportado los ilustradores británicos a la industria estadounidense, sobre todo a partir de los años ochenta?

Esta pregunta es muy interesante, porque la mayoría de los ilustradores británicos crecimos leyendo cómics americanos. Bueno, también cómics británicos. Y veíamos los cómics y la cultura americana como algo exótico y lejano. Las cosas cotidianas para ellos nos parecían raras, como los tubos de agua para los bomberos en las ciudades. Alucinábamos.

¿Y los ilustradores españoles e italianos?

Porque eran los que dibujaban los cómics de su infancia... Cuando empecé a leer cómics no sabía que los dibujantes no eran británicos. Y, aunque lo desconocía, desde muy pequeño he estado influenciado por ellos. Hubo una época en la que los americanos leían cómics americanos, los europeos cómics europeos y los japoneses los suyos. Ahora, todo está tan interrelacionado que al final todo influencia a todo, y eso es algo muy bueno.

¿La tecnología ha cambiado su trabajo?

Creo que uno de los grandes problemas de internet es que la respuesta a lo que publicas es instantánea. Y el hecho de que la primera entrega de tu cómic reciba cuatro o cinco estrellas de valoración en la red, cuando estás dibujando el número dos te influye quieras o no, sin darte cuenta. Y en cuanto a las referencias para tu trabajo, la respuesta es inmediata cuando consultas o buscas cualquier cosa y, en ese aspecto, es mucho mejor para mí.

¿Cómo imagina a los superhéroes clásicos con smartphone o wifi, los superpoderes de hoy en día?

Sería muy divertido, es una tecnología mágica. El otro día, mientras dibujaba con la tableta, pensé que si mi abuelo lo viera creería que es magia, que es imposible y de película. En los viejos tiempos, en las historias de detectives era toda una aventura que pudieran encontrar un teléfono desde el que llamar. Ahora, lo sacas del bolsillo y ya está. Todo esto te obliga como creador a buscar nuevas maneras de contar las historias.

Watchmen fue reconocido como una de las mejores novelas del siglo xx en inglés por la revista Time. ¿Se puede considerar una novela?

Por supuesto. Y resultó halagador. Aunque no la hubiera dibujado yo, opino que sería una elección justa porque creo firmemente en que los cómics no son un género sino un medio. Y además Watchmen contiene unas historias con tal complejidad que puede estar incluso por encima de muchas novelas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento