Caramelos de jamón serrano
Caramelos de jamón serrano, inventados por un artesano de la Alpujarra. M. G.

Hace poco más de un año, el 16 de enero de 2016, y después de quedarse en el paro, Miguel Gallegos decidió arriesgar "todo lo que tenía y más" para abrir La Fábrica de Caramelos, una tienda de dulces en el municipio de Pampaneira, en la Alpujarra granadina. Hoy, 14 meses después, este artesano que en una semana cumple 37 años, asegura estar satisfecho con la decisión tomada porque le va "muy bien".

Miguel abrió La Fábrica de Caramelos hace un año tras quedarse en el paroDos meses atrás entró un cliente en su establecimiento mientras Miguel preparaba piruletas de fresa con dos tonalidades de rojo. Al ver los colores, el cliente le preguntó si los dulces eran de jamón serrano. "Y entonces se me ocurrió la idea. ¿Por qué no hacer caramelos con sabores del terreno, como el jamón?".

Dicho y hecho, este emprendedor, que asegura a 20minutos.es que todos sus productos "son totalmente artesanos, sin ninguna máquina de por medio excepto sus manos, unas tijeras y poco más", se puso manos a la obra para sacar al mercado caramelos 'pata negra'. El truco es sencillo: al agua, al azúcar y a la glucosa que se emplea para cualquier otro caramelo, se le añade saborizante de jamón ibérico y color, en este caso, rojo y blanco "para imitar las vetas de las lonchas".

A sus clientes les gusta este invento. "Cuando los prueban todos dicen lo mismo: "pues sí que sabe a jamón"", comenta Miguel. Y el precio, 1,5 euros los 100 gramos, dista mucho del que se paga en el mercado por un poco de pata negra del de verdad.

Tiene también caramelos de castañas, higos, ron y whiskeyMiguel ha querido seguir innovando, para no quedarse en los típicos caramelos de fresa, nata y naranja, "que los encuentras en cualquier tienda". Por eso fabrica también caramelos de castañas, de higos, de ron y de whiskey. Además de caramelos de chocolate blanco y de chocolate negro.

Estos últimos tienen una explicación. Y es que hace unos diez años, "un argentino llegó a Pampaneira y montó una fábrica de chocolate que con el tiempo se ha hecho muy famosa. Los turistas antes venían aquí por los vinos, el jamón y el paisaje, y ahora lo hacen por el chocolate", concluye Miguel entre risas.

Consulta aquí más noticias de Granada.