Bruno Mars
Escena del videoclip '24k Magic', primer single del disco homónimo de Bruno Mars. Bruno Mars

Por un precio que oscila entre los 60 y 100 euros, superior al coste de la entrada más cara de sus próximos conciertos en España (85 euros), los seguidores de Bruno Mars podrían acceder este sábado a una fiesta organizada por una sala de la capital junto a su ídolo.

Así lo han informado a Efe los responsable de la sala Shoko, organizadora de este evento que tendrá lugar a dos días de su show en el WiZink Center de Madrid (antiguo Palacio de Deportes), dentro de su multitudinario The 24K Magic World Tour, del que se vendieron 1 millón de entradas en todo el mundo en 24 horas.

La fiesta arrancará a las 12.00 horas, pero se desconoce el momento en el que el astro hawaiano hará acto de presencia para disfrutar desde su "zona reservada" de la música de los DJs residentes de la sala Shoko, que cuenta con un aforo aproximado de 700 asistentes en la sala principal y 200 en la superior. No es la primera vez que la discoteca Shoko celebra una preparty. Hace un año ya hizo lo propio con Chris Brown.

El precio de los reservados en esta ocasión, según ha podido conocer 20minutos.es, varía según la proximidad al cantante. Las mesas para cinco y 10 personas están disponibles desde los 500 euros y las más cercanas al artista se pueden conseguir por 4.000.

En relación con la información anticipada por el diario ABC en la que se apuntaba que Mars "saludará a los fans", los responsables del recinto han precisado que no está previsto que responda a preguntas de sus seguidores ni que firme ejemplares de sus discos.

24K Magic (2016), el último de ellos y el que motiva su actual gira, constituye su tercer trabajo de estudio y llegó tras el enorme éxito mundial del tema Uptown funk (junto a Mark Ronson) y cuatro años después de la publicación de Unorthodox jukebox, que acabó 2013 como el cuarto disco más vendido del año.

El cantante de Grenade, de 31 años y que responde realmente al nombre de Peter Gene Hernández, visita España en una etapa de especial auge en su carrera, como demuestra el hecho de que en solo dos horas se vendieran las 33.000 entradas puestas a la venta para sus conciertos en España (además de Madrid, el martes actuará en el Palau Sant Jordi de Barcelona).