Muñecos con turistas en Sol
Dos personas se ganan la vida con disfraces de dibujos animados en la Puerta del Sol de Madrid, epicentro del turismo madrileño. JORGE PARÍS

En plena preocupación de las grandes urbes por los precios disparados en el alquiler residencial —hasta el punto de que algunos han llegado a calificarlo como la nueva burbuja inmobiliaria en España— el delegado madrileño de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha pedido este miércoles a los ayuntamientos y a los gobiernos regionales "hacer una reflexión sobre el modelo turístico" que se desea en las ciudades.

"Este modelo no ha sido sostenible hasta el momento, teniendo en cuenta los antecedentes que ha habido en otras ciudades", asegura Calvo en clara referencia a Barcelona, una ciudad en la que el turismo desbordado empujó al ayuntamiento liderado por Ada Colau a introducir una moratoria que impide abrir hoteles o inscribir alojamientos turísticos durante dos años

Calvo destaca la "sobreocupación" existente en ciudades como Venecia, Roma, París o Barcelona y desea que este fenómeno no se repita en la capital. "No queremos que Madrid llegue a esa situación y se convierta en un parque temático".

"Un edificio de vecinos ya no se podrá convertir en un hotel"

El consistorio de Carmena aprobó este mes una instrucción urbanística para frenar el cambio de uso de los actuales edificios residenciales de patio de manzana para reconvertirse en alojamientos de servicio terciario. "Se aclara así la diferencia entre uso y clase de uso para impedir que los edificios residenciales pasen a utilizarse para ser hoteles u hospedajes", asegura el edil del grupo municipal de Ahora Madrid.

El objetivo del consistorio madrileño es "impedir la progresiva terciarización del centro", especialmente en los barrios donde los vecinos están denunciando la sustitución de sus contratos de arrendamiento para hacer hueco al turismo intermitente, incrementando así el precio de los alquileres ante la escasez de oferta de pisos para residente y el empuje de la demanda por la recuperación económica. El precio en la capital, de hecho, ha escalado un 15,6% en el último daño.

"Un edificio de vecinos ya no se podrá convertir en un hotel", explica a 20minutos el edil madrileño de urbanismo. Calvo matiza que la instrucción solo afecta al cambio de uso de los edificios para actividades empresariales, pero no al típico apartamento que un particular tiene vacío algunos días del año y que alquila a través de plataformas como AirBnB. "Pero si un fondo inversor compra un edificio y lo quiere transformar en alojamientos turísticos, la instrucción que hemos aprobado nos permitiría frenar la operación y actuaríamos por la vía de la disciplina urbanística", dice Calvo.

El ayuntamiento circunscribe la instrucción a los edificios residenciales de patio de manzana de la almendra central y su ensanche, seis distritos (Arganzuela, Centro, Chamberí, Retiro, Salamanca y Argüelles) que el Ayuntamiento califica como un "eje de terciarización potencial". Y ya ha paralizado dos proyectos en dos inmuebles situados en la calle Pez, 21 y en la calle Valverde, 4.

Días máximos, tasas y precios de referencia

Otras capitales europeas han sufrido procesos inflacionarios similares y han tomado medidas. Amsterdam, por ejemplo, limitó a 60 los días que un propietario podía ofrecer su vivienda en alquiler vacacional para que se viera incentivado a alquilársela mejor a un vecino residencial. Y París aprobó hace dos años la Ley Alur que además de limitar estos días de alquiler, como en la capital holandesa, también fijó precios de referencia para cada uno de sus 80 distritos y así los inquilinos saben si un casero infla el precio en su zona.

Barcelona, aparte de la moratoria hotelera, también estudia que los pisos turísticos paguen una tasa y más IBI. "Con esa tasa se financiaría el sobrecoste que el turismo supone para la ciudad en términos de consumo de agua y recogida de residuos", comenta Calvo, que considera que también sería una buena medida a implantar en Madrid de forma coordinada con los operadores y las webs de alojamientos.

El ayuntamiento aprecia también la limitación en los días de alquiler turístico, así como fijar precios de referencia. Y añade que debería "garantizarse que el usuario de las viviendas sea el propietario, para evitar así que un empresario adquiera 200 casas y se dedique después a alquilarlas como negocio vacacional".

Calvo defiende que todas estas medidas ayudarían a regular "un mercado que no está regulado" y a impedir el lucro de las viviendas colaborativas. Por eso desde el Ayuntamiento de Carmena piden al Gobierno madrileño "que se moje" y que establezca un modelo de regulación ya que las competencias turísticas son suyas. El Gobierno madrileño, a través de su director general de Turismo Carlos Chaguaceda, explicó ayer a 20minutos que el camino debe ser elaborar una ley nacional para exigir a empresas e intermediarios la inscripción de viviendas en alquiler "sin criminalizar a nadie".

Consulta aquí más noticias de Madrid.