Los consejeros de Hacienda y Presidencia del Principado
Los consejeros de Hacienda y Presidencia del Principado EUROPA PRESS

"No va a producir desequilibrio en las cuentas públicas", ha aseverado Carcedo en la rueda de prensa posterior a Consejo de Gobierno en compañía del titular de Presidencia, Guillermo Martínez.

La consejera, que ha querido poner "en su justa medida" las

críticas de formaciones políticas y colectivos sociales que se quejan de que la reforma es excesiva o se queda corta, ha argumentado que no es la primera modificación que se lleva a cabo y ha asegurado que su propósito es adaptar un tributo que tiene tres décadas "a la realidad actual".

Según Carcedo, la reforma aumenta la progresividad, mejora la fiscalidad de herencias y donaciones en línea directa y favorecer el tejido productivo y el empleo, con especial atención a la transmisión de explotaciones agrarias.

Después de que el 1 de enero se aplicase, con la entrada en vigor del presupuesto de 2017, la corrección del error de salto y la ampliación del mínimo exento en Sucesiones de 150.000 a 200.000 euros, ahora se cierra el acuerdo con el PP para subir ese mínimo exento a 300.000 euros desde el 1 de junio.

Con este cambio, aumentan las familias asturianas exentas de pagar el impuesto hasta el 99%, manteniéndose la obligación para unos 200 contribuyentes al año, que son los que reciben "las herencias más elevadas", ha resaltado Carcedo.

También se reduce de 10 a 3 años el tiempo necesario de conservación de la vivienda habitual para acceder a una bonificación del 99% del impuesto. La consejera entiende que esta medida favorece a quienes tienen menos recursos y necesitan vender.

En el plano empresarial, la reforma facilita el traspaso de empresas por sucesiones o donaciones. De este modo, se amplia la bonificación al 99% a todas las empresas con independencia de su valor, con compromiso de mantenimiento de la actividad y la plantilla por un mínimo de 5 años. Igualmente, se marca una bonificación del 95% en herencias o donaciones destinadas a adquirir o mantener negocios profesionales.

Asimismo, se bonifican las donaciones en línea directa en cuantías inferiores a 402.000 euros. Se pasa de 16 a 7 tramos con una horquilla del 2% al 35%. "Aumenta la progresividad y favorece las donaciones medias y bajas", asegura Carcedo, apostando por que la fiscalidad "no sea obstáculo para anticipar la entrega de bienes cuando sea necesaria".

Con todo, la consejera de Hacienda ha reiterado su defensa del tributo para contribuir "al reparto justo de la riqueza". Carcedo, que se opone a la supresión del impuesto, reclama la armonización fiscal entre comunidades para evitar competencia entre territorios.

Además, ha destacado que el Principado baja la presión fiscal para las herencias bajas y sigue manteniendo la fiscalidad más alta para "las herencias más elevadas".

Respecto a la negociación fiscal con IU y Podemos, el Gobierno asturiano no da por cerrados los contactos, apelando a la "responsabilidad" en las propuestas que se puedan plantear para garantizar presupuestos equilibrados.

Consulta aquí más noticias de Asturias.