Hazte Oír
La Policía interviene en Sevilla ante la protesta de decenas de personas por el autobús de Hazte Oír. IU

La Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional de Sevilla ha actuado este miércoles en las inmediaciones del Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, ante la concentración de decenas de personas -jóvenes, en su inmensa mayoría- en el lateral de la calle Palos de la Frontera con motivo de la presencia del autobús de Hazte Oír, sobre el que pesa una declaración institucional contraria aprobada recientemente por el Ayuntamiento de Sevilla por aspectos como "denigrar a los menores transexuales".

El autobús ha sido recibido con pedradas y huevazosAsí lo han confirmado a Europa Press fuentes policiales, que han precisado que, tras su llegada, el vehículo, con un nuevo lema que reza 'Respeto para todos. No al bullying',  ha sido objeto de varias agresiones, como el lanzamiento de huevos y piedras -con las que se han llegado a fracturar por varios sitios el parabrisas delantero-, golpes con objetos contundentes y pintadas, lo que ha motivado la intervención de las fuerzas y cuerpos de seguridad y la posterior presencia en el lugar de varios efectivos para evitar altercados.

Estos hechos han tenido lugar en torno a las 12.20 horas, cuando muchas de las personas que han participado en una concentración de repulsa contra el autobús a las puertas del Consistorio sevillano han llegado a tiempo de coincidir con el vehículo, que pese a tener su presencia programada en el municipio sevillano de San Juan de Aznalfarache finalmente no ha hecho allí acto de aparición por motivos de seguridad.

De hecho, Hazte Oír, por esta misma causa, no dio al principio datos precisos de dónde pararía el bus. Cuando finalmente éste llegó a San Telmo, según han precisado a Europa Press fuentes presenciales, dos jóvenes tiraron piedras contra el mismo y uno de ellos trató de darse a la fuga, si bien finalmente fue interceptado por la Policía.

Concentración en el Ayuntamiento

Previamente, cientos de personas se han concentrado ante el Ayuntamiento de Sevilla, donde ya ondea la bandera trans en su mástil más alto, para mostrar su rechazo al autobús de la organización Hazte Oír, un marco en el que se han coreado lemas como "No somos un capricho, somos una realidad". El acto ha contado con el apoyo de diversos colectivos Lgtbi y con una amplia representación de los diferentes grupos de la corporación municipal.

Cientos de personas se han concentrado previamente en el AyuntamientoAnte casi un millar de personas, que copaban el apeadero del Ayuntamiento, desde la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) Sylvia Rivera se lamentaba que a todos les ha tocado ya o les tocará "aguantar alguna fobia de este tipo por parte de alguien", dejando claro que estas fobias "atentan contra la humanidad". "No somos un capricho, somos una realidad", se ha coreado en Plaza Nueva, antes de finalizar un acto que ha concluido con un "Hazte Oír, háztelo mirar".

Al respecto, la concejal de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria de Sevilla, Myriam Díaz (PSOE), ha dejado claro que "nos da igual los cambios de eslóganes porque el mensaje que subyace es el original y es que discriminan a quienes tienen una identidad de género y sexual diferente a la que nacieron".

"Ese autobús sigue lanzando mensajes de odio, transfobia y discriminación y, frente a esa intolerancia, Sevilla seguirá apostando por ser una ciudad plural y diversa, en la que cada ciudadano viva libremente garantizando todos los derechos en una ciudad más justa e igualitaria", sentencia.

"En Sevilla no los queremos"

Así, señala que "la ofensa ya está hecha" por parte de Hazte Oír y advierte de que el Ayuntamiento estará atento por si hay algún incumplimiento de la norma de circulación o de publicidad de la ciudad, teniendo en cuenta que no se ha podido impedir que recorra la capital andaluza. Díaz destaca el trabajo que se está haciendo para que "desde la edades más tempranas vivan en igualdad de condiciones tengan la identidad de género que tengan", por lo que entiende que este autobús "está en contra de los Derechos Humanos". "En esta ciudad no los queremos", concluye.

De su lado, el presidente de la sección juvenil de ATA se insiste en que no se puede dejar que "alguien venga y nos coarte la libertad". Explica que ha crecido en una familia conservadora y es un chico transexual de 21 años. "Defiendo mis derechos, que están un poco escasos y parece que la sociedad no se quiere dar cuenta", añade, afirmando que es "bastante vergonzoso quienes apoyan esta clase de autobuses pagados con subvenciones cuyo dinero lo ponemos todos los españoles".

"Es odio puro contra personas a las que se les quiere negar su existencia"Ve positivo que se salga a la calle, se reivindique y se proponga, tras incidir en que desde la Administración "se puede hacer muchísimo más". "No sé como ese autobús sigue saliendo por las calles. Han cambiado el lema porque venían a Sevilla, donde se aplica una ley pionera en Europa", añade, apostando por que se tenga una ley estatal que proteja al colectivo "porque hay niños que lo están pasando mal y sólo se sale a las calles cuando hay un suicidio como el de Barcelona del pasado año".

En la misma línea, Amanda, activista de ATA, lamenta que se permitan "este tipo de abusos en pleno siglo XXI". "Somos personas por encima de todo", recuerda, por lo que pide salir a la calle contra estos planteamientos que suponen "un delito de odio". "Es odio puro contra personas a las que se les quiere negar su existencia", advierte. 

Consulta aquí más noticias de Sevilla.