Fue el pasado domingo cuando se produjo la desaparición del joven indonesio de 25 años, Akbar Salubiro, que solía trabajar en la aldea de Celebes, ubicada al oeste de Indonesia en la isla de Sulawesi.

Ese mismo domingo por la noche, los vecinos de su aldea se organizaron para llevar a cabo batidas hasta que, 24 horas después, consiguieron encontrar el cadáver del joven en el jardín trasero de su vivienda.

El cuerpo del hombre fue localizado en el estómago de una pitón gigante, según ha relatado el portal de información indeonesia Tribun Timir, que además ha publicado un video en el que se muestra cómo varias personas sacan un cuerpo de una serpiente.

Fueron los vecinos los que se encargaron de matar a la serpiente y, usando un cuchillo de caza, abrir su vientre que se vislumbraba con una gran protuberancia.

Tras abrirlo, encontraron en su interior el cuerpo sin vida del joven Akbar que en esos momentos aún portaba la vestimenta que se había puesto en la mañana del pasado domingo.

Según declaró el secretario del pueblo, Salubiro Junaidi, "la gente había oído gritos desde el palmeral la noche anterior a que fuera hallado muerto".

Este tipo de pitones reticuladas, las de mayor longitud del mundo, son constrictoras, por lo que envuelven a su víctima hasta asfixiarla y engullirla posteriormente.