El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado este miércoles en la sesión de control al Gobierno que no se ha cometido "ninguna ilegalidad" en el asunto del piso de la Guardia Civil que, supuestamente, habría ocupado el director de la DGT, Gregorio Serrano, según desveló La Sexta. "No nos hemos saltado la ley", ha afirmado.

El PSOE y Podemos han formulado sendas preguntas sobre el tema tras cambiar las que habían planteado inicialmente, lo que ha enfadado sobremanera al ministro. Después, el diputado popular Rafael Merino ha comenzado su turno hablando también del piso, aunque su cuestión era otra, y la propia presidenta del Congreso le ha quitado la palabra.

Pablo Iglesias ha inquirido a Zoido sobre la reforma de la vivienda en cuestión, los criterios para realizarla, la cuantía, la estancia "en un hotel" de Serrano y la filtración de la noticia por un "comisario". El ministro ha insistido en que la reforma "estaba acordada por la Guardia Civil" y que no ha habido irregularidades.

La Sexta publicó el domingo que a Serrano -que dio sus propias explicaciones- se le había otorgado de forma supuestamente irregular una vivienda de la Guardia Civil en Madrid y que se había licitado una reforma de 50.000 euros. "No se ha hecho ningún tipo de adjudicación, no ha habido expediente. No se ha iniciado ni siquiera el trámite de cesión de esa vivienda" según Zoido.

Por su parte, el socialista Artemi Rallo ha destacado que "hay una larga lista de espera" entre los guardias civiles para ocupar las viviendas del Cuerpo. "No le puedo dar la explicación, porque el director de Tráfico no ha ocupado el pabellón de la Guardia Civil", le ha dicho Zoido, "se solicitó una permuta, pero no se ha autorizado por la Guardia Civil".

"Gestionan con poco acierto y suerte la DGT, desde el caso Seguí al caso Serrano. Le aconsejo que lo reconozcan y pidan disculpas porque negar lo evidente siempre acaba mal y ustedes lo saben", ha criticado Rallo, mientras que Iglesias, ha insistido en cuestionar que si esa vivienda no se adjudicó "por qué se estaba reformando" por 50.000 euros. "Da la impresión de que no tiene nada ver con el director y que todo sea falso", ha añadido.

La reforma, ha explicado Zoido, era "necesaria" después de 50 años de sucesivos alquileres; se estaba acometiendo para devolver en condiciones ese pabellón al resto de dependencias residenciales del cuerpo, que invirtió el año pasado tres millones de euros en obras de acondicionamiento de viviendas, ha añadido.

"Me sorprende que a usted no le llamara la atención que Pere Navarro, en su etapa como director de Tráfico, se gastara un millón de euros para arreglar el despacho de su oficina", ha reprochado, además, al diputado socialista. Por otro lado, se ha comprometido a responder a Iglesias y ha pedido a los dos diputados "más seriedad antes de lanzar conjeturas".