Porque los socialistas tienen que "conocer perfectamente cuál ha sido el procedimiento de elaboración de la Liquidación del Presupuesto de este año, igual para todas las Administraciones Públicas, que ha sido realizado por los trabajadores municipales de forma independiente, técnica y rigurosa, sin atender a ningún tipo de recomendación que, por supuesto, no se ha realizado por parte del Equipo de Gobierno".

Desgraciadamente, el PSOE y su grupo municipal retornan a la "mala política" de utilizar a su antojo los datos económicos, de manipularlos para conseguir un "rédito político a corto plazo", pensando exclusivamente en sus intereses y no en el de los vecinos de Logroño.

E insisten en "extraer datos para sustentar argumentaciones parciales, como el descenso de la inversión o la rebaja de ingresos por impuestos, cuando saben fehacientemente que el ejercicio pasado estuvo marcado por varios factores, entre ellos un retraso en la aprobación de los Presupuestos del Ayuntamiento de Logroño, del que ellos mismo fueron partícipes por pensar más en su provecho que en de los logroñeses".

También saben, "aunque prefieren confundir a los ciudadanos", que la variación en el periodo de cálculo de ejecución presupuestaria -de diciembre a diciembre, con lo que en este ejercicio sólo contempla once meses, al ser un año de transición-, "afecta únicamente a las facturas del capítulo II y no a la totalidad del gasto corriente".

Desgraciadamente, los socialistas con sus declaraciones "ponen en entredicho el trabajo de los técnicos y cuestionan la independencia de los trabajadores municipales, necesaria para el Ayuntamiento de Logroño forme quien forme el Equipo de Gobierno municipal".

El Grupo Popular tiene que criticar ese pretendido "intervencionismo" de los grupos de la oposición y recordar que la liquidación del Presupuesto se realiza en base a un informe de la Intervención Municipal a partir de una serie de "cifras exactas en las que, en ningún caso, puede intervenir la voluntad política".

Las cifras retratan el estado de cuentas y la fiabilidad del Ayuntamiento de Logroño, nuestra solvencia como ciudad de cara al exterior y nuestras posibilidades de bajar impuestos o pedir créditos, entre otros muchos factores.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.