Pareja condenada en Singapur
 Chong Sui Foon (i) y Lim Choon Hong llegan al tribunal de Justicia de Singapur para escuchar la condena por matar de hambre a su empleada de hogar durante 15 meses. W. K. CHOW / EFE

Tres semanas y tres meses pasarán en la cárcel, respectivamente, el matrimonio formado por los ciudadanos de Singapur Lim Choon Hong y Chong Sui Foon, un financiero dedicado al comercio y su mujer, según informa la prensa local. 

El delito de esta pareja, que este lunes ha acudido a la Corte de Justicia para escuchar la sentencia firme sobre su caso, se reduce a un delito tan inhumano como el que ellos mismos admitieron: matar de hambre a su empleada doméstica, una mujer filipina que llegó a perder 20 kilos de peso durante los meses que trabajó para ellos. 

El abogado de la pareja trató de justificar lo ocurrido explicando que la pareja ofrecía a su víctima lo mismo que ellos ingerían. Es decir, la mujer sufría de inanición porque la dueña de la casa para la que trabajaba es anoréxica y padece un trastorno relacionado con la comida.

Una explicación que, al parecer, no convenció a los fiscales, que lograron demostrar que la familia comía mejor que la mujer filipina y sí se duchaba, al menos con más frecuencia de lo que permitían hacerlo a su empleada. 

La trabajadora doméstica, Thelma Oyasan, estuvo al servicio de la familia durante casi año y medio, en concreto, durante 15 meses a lo largo de los cuales solo comía sopas instantáneas y pan, lo que le llevó a una situación de malnutrición severa. En total, pasó de pesar 49 kilos a 29 kilos de peso.

Sin móvil para pedir ayuda

Además, la mujer no pudo pedir ayuda ni contactar con su familia o amigos porque sus empleadores le confiscaron el teléfono móvil. Finalmente, en abril de 2014 y aprovechando un descuido, Oyasan logró huir y buscar ayuda en un grupo de trabajadores inmigrnates.

No es infrecuente que en Singapur trabajen legal o ilegalmente trabajadores procedentes de otros puntos de Asia, como Sri Lanka o Indonesia, y que sean tratados con el mínimo reconocimiento de derechos sociales y laborales.

A pesar de ello, el caso de Oyasan ha conmocionado a la sociedad de Singapur, que ha llegado a considerar que la condena impuesta a la pareja de maltratadores como demasiado leve e indulgente.

Además de las penas de prisión, el matrimonio fue condenado a indemnizar con 20.000 dólares de Singapur (unos 13.000 euros).