Leggins
Una mujer con unos leggins. GTRES

La compañía United Airlines ha salido al paso de la polémica suscitada el pasado domingo, cuando las redes sociales se hicieron eco de que un empleado de la aerolínea no había dejado volar a dos chicas por vestir leggings.

La empresa ha defendido al trabajador de la puerta de embarque que no dejó pasar a las mujeres alegando que eran "empleadas de United" que volaban gracias a un "beneficio de la compañía", según su cuenta de Twitter oficial.

Según esta explicación, las pasajeras no seguían "el código de vestimenta" que se exige a los viajeros especiales. Ante la avalancha de críticas negativas en las redes sociales, United también se apresuró a añadir en su Twiter: "A nuestros clientes... ¡vuestros leggings son bienvenidos!"