"Las obras han comenzado este lunes y el objetivo es llegar a Semana Santa con una playa en perfectas condiciones para que vecinos y turistas puedan disfrutar de ella", ha afirmado Moragues. "Somos conscientes de la importancia de nuestro litoral, del valor paisajístico y medioambiental y del gran atractivo turístico que tienen, motor económico de la Comunitat", ha agregado.

La playa de Piles, especialmente regresiva por la proximidad de su paseo marítimo a la línea de costa, está sufriendo retraso en la recuperación de las arenas que los temporales de diciembre y enero arrastraron a los fondos marinos.

Con objeto de atender la demanda de servicios de Semana Santa, se están vertiendo 5.000 toneladas de arena, procedente de cantera, en el tramo más afectado, contribuyendo así a la recuperación natural.

Las obras forman parte del Plan Litoral 2017, aprobadas para paliar los efectos de los temporales de diciembre de 2016 y enero de 2017, y tiene el carácter de emergencia. "Cerca de 9 millones de euros en obras de emergencia, el tercio de los destinado para todo el país", ha señalado Moragues, que ha recordado que en la provincia de Valencia se destinarán 2,5 millones de euros, medio millón para la comarca de La Safor.

Estos trabajos se unen a las actuaciones, ya terminadas, de la retirada cañas, procedentes del Serpis, que han de ser retiradas de modo manual para evitar dañar las dunas. Estas actuaciones se han realizado en Gandía, Daimús, Guardamar de la Safor, Bellreguard, Miramar, Oliva, Piles y Xeraco.

Asimismo, en Tavernes de la Valldigna ha habido un retroceso en la playa de la Goleta que está siendo alimentada con una aportación de gran volumen de arena procedente de cantera por un importe de más de 300.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Valencia.