La sentencia, fruto de una conformidad entre las defensas y la Fiscalía, les considera culpables de los delitos de robo con violencia e intimidación en grado de tentativa, detención ilegal y tenencia ilícita de armas, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

Los hechos ocurrieron en febrero de 2016 cuando los dos acusados entraron en un banco de Vinaròs, armados con una pistola y un revólver y tapados con gorras y bragas de cuello, y se apoderaron de 520 euros. Mientras esperaban que se abriera la caja fuerte, encerraron a los clientes y trabajadores en el despacho del director.

Cuando vieron el despliegue policial en la puerta de la sucursal, tomaron como rehén a una de las personas encerradas, a la que encañonaron y usaron como escudo humano para salir del establecimiento y huir. Ya en la calle, los condenados caminaron unos 40 metros pero, al verse rodeados de Policía, dejaron las armas y fueron detenidos.

Consulta aquí más noticias de Castellón.