David Hockney, Life Painting for a Diploma, 1962
Obra de 1962 de David Hockney Yageo Foundation © Yageo Foundation

En torno a 1950 mil personas eran encarceladas cada año en Inglaterra por ser homosexuales o practicar cualquier tipo de los llamados "vicios masculinos". La persecución se ablandó en parte en 1967 con la aprobación de la Sexual Offences Act (Ley de Delitos Sexuales), que despenalizaba las prácticas homosexuales en privado, siempre y cuando fueran entre adultos mayores de edad (21 años en aquel momento). Aunque supuso un gran avance, mantenía la desigualdad al establecer edades de consentimiento e imponía la privacidad.

En un país donde la situación fue dramática y cruel hasta 1861 —la sodomía podía llevar aparejada la pena de muerte—, la norma de 1967 se considera el principio del fin de la discriminación sexual (en Escocia e Irlanda del Norte no se aprobaron medidas legislativas similares hasta 1980 y 1982, respectivamente). El 50º aniversario de la ley sirve a la Tate Britain para montar la exposición Queer British Art 1861-1967 (Arte británico 'queer', 1861-1967).

La muestra, la primera en el Reino Unido dedicada a creadores lesbianas, gays, bisexuales, trans y queer (que suele denominarse por las siglas LGBTQ), presenta obras sobre la abolición de la pena capital por sodomía hasta la aprobación de la Ley de Delitos Sexuales, un tiempo de "cambios sísmicos sobre el género y la sexualidad que encontraron expresión en las artes" y llevaron a los creadores a "explorar sus deseos y experiencias", señalan desde la Tate.

Con piezas con mensajes que van de lo lúdico a lo político y de lo explícito a lo domésticoQueer British Art 1861-1967, que estará abierta al público hasta el uno de octubre, mostrará la "rica diversidad del arte visual queer y su papel en la sociedad". Los temas explorados en la exposición incluirán la idea abierta del deseo de los prerrafaelitas, representaciones del erotismo firmadas por mujeres que desafiaron la convención —incluyendo a Virginia Woolf— y piezas sobre el ambiente de lujuria en la bohemia londinense del Soho en los años sesenta.

Lesbianas que rendían culto a Afrodita

Pueden verse desde imágenes encubiertas del deseo por personas del mismo sexo, como Sappho and Erinna in a Garden at Mytilene, una acuarela de Simeon Solomon de 1864 que muestra el amor de dos muchachas jóvenes de una comudidad lésbica dedicada a rendir culto a Afrodita dos ninfas, hasta Voy a ser Reina esta noche, donde el todavía poco célebre David Hockney muestra su opción gay en 1960.

El sexólogo Havelock Ellis descorrió la cortina del tabú sobre la sexualidad Muchas de las obras están datadas en momentos en que los términos gay, lesbiana, bisexual o transexual ni siquiera eran utilizados, al menos no de modo abierto, pero la exposición ilustrará cómo las distintas opciones sexuales comenzaron a ser públicas en el Reino Unido a través del trabajo de sexólogos como Henry Havelock Ellis o activistas como el filósofo y poeta socialista Edward Carpenter.

Refugiados en el teatro

Dada la perspectiva legal sombría anterior a 1967, la cultura queer británica se refugió en las artes escénicas. La muestra incluye ejemplos de vestuarios y diseños teatrales de obras que proporcionaron un foro en el que la sexualidad y la expresión de género podían ser exploradas abiertamente. Sin embargo, no siempre los escenarios eran lugares seguros: el muy famoso actor Robert Helpmann fue encarcelado por homosexualidad en 1942.

Se expone la puerta de la celda en la que cumplió condena Oscar Wilde Junto con documentación sobre el juicio contra el escritor Oscar Wilde —se expone la puerta de la celda en la que cumplió condena— o dibujos eróticos de Aubrey Beardsley, la muestra incluye obras de, entre otros, Francis Bacon, Keith Vaughan, Evelyn de Morgan, Glyn Philpot, Claude Cahun y Cecil Beaton.