Unos 900 nichos de familias que no pagan el mantenimiento serán vaciados

  • Las tumbas se pondrán a disposición de los ciudadanos.
  • Los restos irán a parar a una fosa común.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIRONA
Entrada del Cementerio de Girona con las paradas de flores en el exterior el día de Todos los Santos
Entrada del Cementerio de Girona con las paradas de flores en el exterior el día de Todos los Santos
Bàrbara Julbe

El Ayuntamiento de Girona ha iniciado un proceso de revisión del censo de sepulturas de la ciudad y ha detectado que los responsables de 902 nichos y tumbas hace años que no pagan la tasa de mantenimiento.

Por eso, el consistorio publicará en la prensa local y en el Boletín Oficial de la Provincia el listado de los afectados y, si ningún familiar se dirige al Ayuntamiento para liquidar la deuda, vaciarán estas tumbas –los restos irán a parar a la fosa común. Después se volverán a poner a disposición de los ciudadanos.

Aprovechando el día de Todos los Santos, se ha colocado una etiqueta a cada tumba afectada por si los familiares van al cementerio y así se pueden informar.

Se trata de familias a la cuales “se ha perdido la pista des de hace muchos años y nadie paga el mantenimiento”, según ha manifestado el concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Enric Pardo. En otras ocasiones, Pardo cree que se puede tratar de un cambio de domicilio que impide que las notificaciones del Ayuntamiento lleguen a su destino final. Las

concesiones funerarias normalmente son para 25 años y algunas antiguas
40 o 50 años. El espacio del cementerio de Girona está “prácticamente agotado”, ha especificado Pardo. “Hacía falta una nueva
ampliación o
regular este censo de tumbas”, ha afirmado el concejal que ha añadido que con esta medida “se descartan de momento ampliaciones”.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Girona ya tiene las piezas de cerámica para comenzar la restauración de la valla del cementerio, obra del arquitecto gerundense Rafael Masó. Los trabajos, que comenzaran el año que viene, consistirán en limpiar la piedra que se ha ido ensuciando con el tiempo y sustituir las piezas de cerámica que colocó el arquitecto que están muy dañadas.

La valla, que Masó la denominó “Las aguas de la vida”, es considerada una obra caudal del arquitecto en la ciudad.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIRONA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento