El 70% de los embarazos de menores inmigrantes en Barcelona acabaron en aborto en 2006, según datos facilitados por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) sobre resultados del estudio Sirian para prevenir los embarazos no deseados.

El estudio del ASPB calcula que el 15,4% de la población extranjera en la capital catalana está en edad de tener hijos. En cuanto a las menores de 17 años, de los 290 embarazos registrados el año pasado en Barcelona, 200 acabaron en aborto.

Las mujeres jóvenes de países en vías de desarrollo tienen "tasas más altas de aborto", llegando a ser 85 de cada 1.000 mujeres las que lo llevan a cabo. También coincide este aumento del promedio entre las mujeres con menor calificación académica, que realizan interrupciones voluntarias del embarazo en el 64% de los casos.

Quieren "pocos hijos y bien criados"

Los mismos datos apuntan que las mujeres inmigrantes aspiran a tener "pocos hijos, bien criados y bien educados" en su vida en Barcelona. Además, todas las comunidades analizadas se muestran "abiertas al uso de anticonceptivos", pero las mujeres filipinas muestran "algunas reticencias por influencia religiosa".

Según los datos de la ASPB, más del 85% de los inmigrantes adolescentes que tienen relaciones sexuales declaran usar el preservativo, siendo el segundo método más utilizado por ellos y ellas.

El programa Sirian, que actualmente actúa principalmente en los barrios de Poble Sec y Sant Antoni, forma parte de los programas de salud sexual y reproductiva del ASPB.

Además, el organismo público ha repartido miles de trípticos informativos en varios idiomas (castellano, catalán, inglés, urdu, árabe y chino) para ofrecer educación sexual e invitar a visitar los servicios de salud