Juguetes
Varios juguetes en un expositor de una tienda. EUROPA PRESS

La Comisión Europea (CE) organizó este jueves la primera sesión conjunta del grupo de trabajo sobre la seguridad de los juguetes conectados a internet en la que intervinieron el propio Ejecutivo comunitario y las autoridades de los Estados miembros encargadas de la protección de datos y consumidores.

El objetivo de la iniciativa es asegurar que los comerciantes de juguetes y aplicaciones conectados a la red como muñecas, osos de peluche y relojes cumplen con la legislación de la Unión Europea (UE).

Recientemente, el Centro de Investigación Conjunta (JRC, por sus siglas en inglés) de la Comisión y expertos internacionales publicaron un estudio en el que analizaban las "oportunidades y riesgos" de estos productos.

Aunque la investigación destaca el potencial de los juguetes conectados a Internet en el campo educativo, también advierte sobre la posibilidad de que graben, almacenen y compartan información sobre sus usuarios, lo cual plantea dudas en torno a la seguridad y privacidad de los menores.

El comisario europeo de Educación y responsable del centro encargado del estudio, Tibor Navracsics, destacó en un comunicado que el documento incluye "recomendaciones prácticas" para los legisladores y las administraciones para abordar las oportunidades y riesgos de estos juguetes.

"Es fácil ver el motivo de que los juguetes conectados a internet resulten atractivos para los niños, pero no deberíamos ignorar las implicaciones que su uso plantea para la seguridad y privacidad", añadió el político húngaro.