La viceportavoz socialista en el Consistorio, Mercedes Gámez, ha señalado que el pronunciamiento del gabinete de Cristóbal Montoro es preceptivo y vinculante, con lo que "hasta que no lo tengamos sobre la mesa el alcalde, Javier Márquez, no puede convocar el pleno para aprobarlas".

"Estamos casi en el mes de abril y queremos saber el porqué de ese retraso, del que el propio equipo de Gobierno del PP culpa al Ministerio cada vez que el PSOE pregunta", ha dicho la concejala socialista.

En este sentido, la dirigente socialista ha recordado que, con la ley en la mano, tras la aprobación en pleno hay un periodo de exposición y alegaciones que llevarían finalmente la ejecución del presupuesto a las puertas del segundo semestre de 2017, con lo que "habremos pasado casi medio año en blanco". Eso, sin contar con que el informe del Ministerio exija que se acometan ajustes, con lo que su ejecución "se retrasaría aún más".

La edil ha insistido en que la tónica en el pronunciamiento del Gobierno central sobre los presupuestos del Ayuntamiento de Jaén es poner el acento en los ingresos patrimoniales imposibles de conseguir (fundamentalmente por construcción y explotación de aparcamientos), que este año han pasado de 61 a 81 millones de euros.

"Este es un trago muy amargo para el ministro Montoro y para el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, que tienen que decirle a un alcalde de su propio partido que las cuentas hacen aguas por todos sitios", ha dicho Gámez.

El PSOE ha instado a Fernández de Moya a "coger el toro por los cuernos porque en esta historia es juez y parte" y a cesar en "su actitud de frenar este informe por mucho que haya que reprobar las cifras, porque con ello está privando a la ciudad de un presupuesto que, corregido y bien elaborado según sus recomendaciones y con las alegaciones de los grupos políticos podría estar ya en vigor".

Consulta aquí más noticias de Jaén.