La policía belga ha detenido en Amberes a hombre de orígen frances, identificado por la Fiscalía belga como Mohamed R., que se disponía a entrar con un vehículo de matrícula francesa en una concurrida calle comercial peatonal (Meir), informan medios locales. El hombre fue arrestado tras una persecución; no ha habido heridos.

El jefe de Policía de la ciudad, Serge Muyters, ha informado de que los viandantes tuvieron que salir corriendo de la zona y que el conductor estaba "fuera de control". El alcalde de la ciudad, Bart De Wever, indicó que se ha "evitado un atentado" gracias a la "rápida respuesta" de los efectivos de seguridad. "Mi gratitud en nombre de todos los ciudadanos de Amberes a los soldados presentes que intervinieron, la Policía y el equipo de respuesta rápida", dijo.

Mohamed R., nacido en 1977, con nacionalidad francesa y domiciliado en Francia sería un conocido de la Policía y, según algunos medios, portaba un arma y un uniforme en el vehículo, un Citroen de color rojo que fue interceptado por los agentes en el muelle Sint Michiel, en Amberes. El detenido conducía por esa localidad del norte de Bélgica "a una velocidad muy elevada" en los alrededores del bulevar, sobre las 10.45 (hora local), poniendo "en peligro" a los peatones, y se dio a la fuga cuando un grupo de militares intentó interceptar el vehículo, agregó el Ministerio Público.

En el maletero del vehículo se hallaron diferentes armas, entre ellas un fusil

"Se notificó un vehículo sospechoso con matrícula francesa sobre las 11.00 (10.00 GMT) de la mañana en la ciudad. Conducía a gran velocidad por el bulevar Meir. Los peatones tuvieron que saltar a los lados para evitar el coche", indicó asimismo Muyters en una rueda de prensa. "Nuestros colegas de Defensa lo localizaron y trataron de detenerlo, pero el conductor iba fuera de control y se saltó un semáforo en rojo" en dirección al río, añadió.

La Policía logró detener el coche en una calle paralela al río Escalda, y el hombre fue "arrestado inmediatamente". Se ha desplegado en la zona un equipo de artificieros y la Policía judicial federal ha abierto una investigación. Durante el incidente no se registraron heridos, precisó Muyters, quien explicó que la ciudad de Amberes desplegó tras lo sucedido refuerzos de seguridad.

Por su parte, el primer ministro belga, Charles Michel, indicó en la misma red social que siguen "de cerca" la situación y que las autoridades siguen movilizadas. Según el diario Le Soir, el conductor detenido llevaba un traje de camuflaje,

También se ha pronunciado sobre el suceso el presidente de Francia, François Hollande, que afirmó que el francés detenido pretendía "matar o en todo caso provocar un acto dramático". "Debemos tener una gran vigilancia y movilizar a todas nuestras fuerzas" para que, "más allá de nuestros gendarmes, militares y policías, podamos tener toda la capacidad para prevenir y reaccionar en caso de situaciones similares", dijo a los medios durante una visita al Salón del Libro de París.

En el maletero del vehículo se hallaron diferentes armas, entre ellas un fusil y un bidón "con contenido indeterminado", precisó la Fiscalía. Las autoridades han determinado un perímetro de seguridad en torno al lugar del incidente y el servicio de desminado se encuentra en la zona.

"A la vista de los primeros elementos recogidos y teniendo en cuenta lo ocurrido ayer en Londres, el caso está en manos de la fiscalía federal", indicó el órgano ministerial belga, que precisó que no dará más datos "en el interés de la investigación".

Iba ebrio

Además, el detenido, según apuntó el diario Le Voix du Nord conducía bajo los efectos del alcohol y se encontraba en posesión de sustancias estupefacientes. El presidente de Francia, François Hollande, afirmó que pretendía "matar o en todo caso provocar un acto dramático".

Bélgica homenajeó este miércoles a las 32 víctimas del doble atentado yihadista en Bruselas del 22 de marzo de 2016.