Valladolid.- Jorge Consuegra, en el Patio Herreriano
Valladolid.- Jorge Consuegra, en el Patio Herreriano EUROPA PRESS

A través de cinco capítulos, presenta una muestra "anclada" en este referente físico como son los "seis kilómetros" que quiebran la ciudad y dota a los barrios de ambos lados de una "idiosincracia" propia, "ni mejor, ni peor".

"El muro me molesta", se ha sincerado, en declaraciones recogidas por Europa Press, durante la presentación de la muestra, para reconocer que no ha planteado su proyecto como un "debate político", sino como algo que está "ahí", que hace que las cosas que parecen que están "cercan", acaben estando "lejos".

Asegura que no es un "solucionador" de problemas y pide al público que sea él el que "ponga sentimientos" a lo que presenta a través de diferentes soluciones gráficas.

Los cinco capítulos son ese conjunto de sensaciones que produce el recorrido del ferrocarril por la ciudad y que se transforma en "facturas", "texturas", "imperfecciones", "huellas", "abandonos", "intervenciones naturales" y "sociales".

Un muro que de tenerlo tan presente llega a ser "invisible" a los ojos hasta que lo "miras de verdad", y vuelve a ser "tangible". "La obra no pretende juzgar. Sólo emite imágenes", ha insistido.

UNA SALA PARA LOS EMERGENTES

La vicepresidenta de la Fundación Patio Herreriano y concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo, ha aprovechado la presentación de la obra para asegurar que la Sala 0 del centro es en la que los "emergentes" tienen su "lugar" para poder "expresarse" y "exponer" lo que les "mueve".

"En solo dos meses se ha conseguido vincular el museo a la ciudad y que la colección permanente conviva con otras temporales que sirven para renovar público y dialogar con la sociedad", ha continuado.

Sobre el proyecto, Redondo ha incidido en la importancia de que "brechas abiertas" como la que representa el ferrocarril en Valladolid puedan tener este "transfondo" de debate cultural que plantea Jorge Consuegra.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.