La protesta ha sido convocada por un grupo de ciudadanos, con el apoyo de la plataforma Ibiza Afectados por los Alquileres, además de otros colectivos.

Entre otras cosas, estos colectivos han requerido al Govern una ley de emergencia habitacional "inmediata" para detener los desahucios y atender las necesidades de los ciudadanos que finalizan los contratos de alquiler de invierno y no pueden acceder a otra vivienda.

Asimismo, han solicitado espacios públicos habilitados para que personas sin acceso a una vivienda esta temporada puedan acampar o se instalen en viviendas prefabricadas. También han pedido espacios para que la gente que vive en la calle pueda dormir y ser atendida correctamente "sin restricciones abusivas de horarios".

Los colectivos han exigido que se obligue a firmar a los propietarios contratos de alquiler de mínimo un mes y se sancione a grandes propietarios de viviendas por mantener pisos vacíos más de seis meses, gravándolos con impuestos.