Felipe Pérez Roque
El ministro de Relaciones Exteriores cubano, Felipe Pérez Roque, durante una de sus intervenciones en la Asamblea General de la ONU. ARCHIVO

Las autoridades cubanas han celebrado la "aplastante" victoria en la ONU de su propuesta de resolución de condena al embargo de EE UU contra la isla y la consideraron un "knock out" al presidente de ese país, George W. Bush.

La resolución que presenta ininterrumpidamente Cuba, desde hace dieciséis años, recibió el apoyo de 184 de los 192 países miembros de la ONU y fue rechazada por cuatro (Estados Unidos, Israel, Palau e Islas Marshall), mientras que Micronesia se abstuvo.

El ministro de Relaciones Exteriores cubano, Felipe Pérez Roque, calificó el resultado de la votación de la Asamblea General de la ONU como un "knock out al presidente Bush", en una conversación telefónica desde Nueva York.

Un triunfo de toda la comunidad internacional

Roque manifestó que la victoria de Cuba es un triunfo de toda la comunidad internacional, que se ve afectada también por el carácter extraterritorial del embargo.

El presidente de Estados Unidos declaró el 24 de octubre que mantendría el embargo "hasta que cambie la dictadura" y llamó a evitar "el cambio de un dictador por otro" el día que fallezca el jefe del Estado cubano, Fidel Castro.

Además, convocó a la comunidad internacional para la creación de un fondo multimillonario que apoye una transición democrática en Cuba.