Julio Medem
El director de cine Julio Medem. (Archivo)

Es su hermana Ana, fallecida en 2001 en un accidente de tráfico cuando se dirigía a inaugurar una exposición con sus últimos cuadros, el punto de partida desde el que el realizador español (San Sebastián, 1958) creó el personaje central de su última película.

El cineasta, que presenta la cinta en el Festival de Cine de Londres , comenzó el guión tres años después y en esa época se "le vinieron muchas cosas" al volver a ver los cuadros y darse cuenta de que no llegaron a entrar "nunca" en aquella exposición.

"Entonces yo también quería que la película fuera un poco aquella exposición a la que no pudimos entrar, que la película mostrara esos cuadros", continuó Medem , que ha llevado Caótica Ana también a los festivales de Toronto y Roma y, con ella, a una parte de su hermana.

"Ayer en Londres pensaba 'Te he traído aquí'. La sigo asociando a que he traído algo de ella. Entonces es eso, un arranque, un acto de amor que también hago por ella", agregó.

Medem confesó que, aunque el punto de partida sea su hermana, le ayudó el hecho de que ya desde la escritura del guión separó el personaje "muchísimo" de la persona real, dándole "una identidad distinta" y centrándose en su personaje para no "sufrir más de la cuenta".

Le sorprende y le gusta que le digan que Caótica Ana resulta muy distinta de sus trabajos anteriores, porque asegura que cada proyecto se lo plantea "como algo muy diferente" y lo encara "con la necesidad y las ganas de alejarse muchísimo de lo anterior".

Medem es consciente de que, aunque en Vacas o La ardilla roja había violencia, en Caótica Ana ha incluido "la escena más violenta" que ha rodado hasta ahora.

Violencia porque "hay rabia por lo que está pasando", porque en el panorama internacional hay motivos para la preocupación y quienes tienen "el privilegio de tener voz" sienten también el compromiso de protestar contra lo que les parece bien, como la guerra de Irak.

Medem cree que su última película ha sido acogida en España con más prejuicios que en el extranjero

El director cree que el filme ha tenido "una acogida distinta" en España y en el extranjero, quizás porque en España "hay más prejuicios" y "había mucha gente que ya había construido de forma natural la película que querían ver de mí".

"En la medida en que no lo es, aunque para otros sí, se crea una especie de desconcierto. Noto una exigencia mucho más dura en España, también noto mucho calor y apoyo, pero hay algunos que me ponen unas lupas muy potentes, muy fuertes, como que me queman", continuó.

Medem cree que, frente a lo que ocurre en otros países, en España en ocasiones no se le juzga en función de si ha conseguido o no lo que ha propuesto, sino en función de una película que no ha querido hacer.

Tras Caótica Ana , Medem ha terminado una historia sobre las dos Españas que ha guardado por el momento -"resulta ser una cosa muy grande y no sé si voy a hacer eso"- y ahora está escribiendo dos guiones más, de los que no quiere adelantar todavía ningún detalle.

Pero insiste: "Estoy en una fase creativa impresionante, como en mi vida".