Así lo han indicado, en una nota de prensa, el responsable

de Hostelería de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSMC) de UGT Granada, Miguel Ángel Prieto, y su homóloga de FeSMC-UGT de Andalucía, Estrella Salas, tras la reunión celebrada este pasado miércoles en el Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales en Andalucía (Sercla), que finalizó sin acuerdo.

Entre las pretensiones de la patronal, según ha indicado Miguel Ángel Prieto, está "establecer una jornada irregular de trabajo" de tal forma que el trabajador "estaría a disposición absoluta de la empresa, con un aumento medio del 20 por ciento tiempo de trabajo, pero sin el correspondiente aumento salarial".

Además, según ha explicado el delegado ugetista, desde la representación de los trabajadores se ha vuelto a insistir en la necesidad de incluir en al articulado del convenio "una regulación de cara a las externalizaciones de los servicios de los establecimientos hoteleros,

como en el caso de las camareras de piso, que provoca que éstas reciban unas retribuciones menores a las establecidas en el convenio, aumentando los ritmos de trabajo e incluso dilatando la jornada parcial, convertida en la práctica en jornadas completas".

Asimismo, UGT ha considerado que la patronal pretende "poder aplicar en cada centro de trabajo unas condiciones laborales y salariales a la carta".

Consulta aquí más noticias de Granada.