Catalina Cladera en rueda de prensa
Catalina Cladera en rueda de prensa EUROPA PRESS

La Comunidad Autónoma de Baleares cerró el ejercicio presupuestario en 2016 con un déficit del 0,5%, por debajo de permitido (0,7%), y el más bajo de su historia desde la aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

La consellera de Hacienda y Administraciones Pública, Catalina Cladera, ha destacado que el Govern ha logrado "contener" la deuda de la comunidad en términos de PIB. Así, la deuda financiera que alcanzó los 8.600 millones de euros en 2016, representa el 30,6% del PIB regional, por debajo del 30,8% del PIB en el año anterior.

Cladera ha presentado los datos provisionales del cierre del presupuesto autonómico del pasado ejercicio, en el que la deuda financiera se incrementó en 298 millones de euros, cifra inferior a los 532 millones de aumento de deuda en la Comunidad del año 2015 y lejos del dato de 2012, cuando creció en 1.356 millones.

CUMPLIMIENTO DEL PAGO A PROVEEDORES

La consellera ha destacado, también, otro dato positivo, el relativo al periodo de pago a los proveedores, que en el tercer trimestre del año pasado se situó en 41 días, inferior a los 60 días que marca la ley, cumpliendo así con los objetivos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera que marca el Ejecutivo central.

Tras dar a conocer estos resultados, la titular balear de Hacienda ha dicho que el Govern está demostrando que "se pueden combinar las mejoras sociales con un gasto controlado", cumpliendo con el objetivo de déficit, logrando la contención de la deuda en términos de PIB y rebajando el periodo de pago a proveedores.

Por su parte, el director general, Joan Carrió, ha aportado otros datos del cierre de 2016. Así, ha destacado que la diferencia entre ingresos y gastos no financieros se ha acercado, con un resultado de -270,8 millones (cifra similar a la de 2007), frente a los -462,7 millones de 2015.

En concreto, los ingresos no financieros, de 3.263 millones, se han incrementado un 9% en comparación con el año anterior, y la ejecución de los gastos no financieros ha sido del 96% (frente a la media de los últimos años que estaba en torno al 94%).

Así, el incremento de los ingresos por encima de los gastos se enmarca, según ha explicado la consellera, "dentro de un ciclo económico muy favorable", que en Baleares cerrará el año con un crecimiento del 4,1%, "el más importante de los últimos años".

Entre los ingresos, la buena coyuntura económica ha permitido aumentar, por ejemplo, la recaudación de la tasa de juego un 15% respecto a 2015, a lo que hay que sumar los 34 millones de euros procedentes del impuesto turístico sostenible.