Patera llegada a Málaga 2 de marzo de 2017
Patera llegada a Málaga 2 de marzo de 2017 EUROPA PRESS/ALEX ZEA

Más de 10.900 inmigrantes llegaron a Europa durante febrero pasado a través de las tres principales rutas de inmigración, según la Agencia Europea de Fronteras (Frontex), lo que supone menos de una décima parte de las llegadas en el mismo periodo de 2016, pero un 46 % más que en enero.

El incremento mensual se debe esencialmente al aumento de llegadas a las costas italianas, cerca de 9.000 durante febrero, más del doble que en el mes previo. A pesar de las malas condiciones climáticas en el mar Mediterráneo, entre enero y febrero se registraron en las costas de Italia un total de 13.440 llegadas.

Los ciudadanos de Guinea y Bangladesh fueron las dos principales nacionalidades entre esos inmigrantes Los ciudadanos de Guinea y Bangladesh fueron las dos principales nacionalidades entre esos inmigrantes, mientras que la mayoría de migrantes africanos llegan a Libia por tierra, los bangladeshíes utilizan la vía aérea. Según explica Frontex, suelen llegar a Trípoli con un visado de trabajo y ahí pagan a una de las redes de traficantes para alcanzar la costa y continuar viaje a Italia.

Frente al aumento de llegada en ese país, el número de inmigrantes que arribaron a las islas griegas del Egeo Oriental cayó en febrero y se situó en algo más de un millar, lo que supone un tercio menos que mes anterior y una sensible caída en términos interanuales, señaló Frontex. El número total de llegadas a las islas griegas en los dos primeros meses de 2017 fue de poco más de 2.500.

La ruta terrestre a través de la Grecia continental y Bulgaria también registró una tendencia similar, con 180 llegadas durante febrero. En la ruta de los Balcanes Occidentales Frontex detectó durante febrero algo menos de 1.000 cruces ilegales de fronteras, lo que supone un descenso del 36 % en términos mensuales y menos del 3 % de la cifra registrada en el mismo periodo de 2016. En esa ruta, las principales nacionalidades son la afgana y la paquistaní.