Al menos 39 personas han muerto este miércoles en un atentado suicida contra el Palacio de Justicia, en el centro de Damasco, según los últimos datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De las víctimas mortales, al menos 24 eran civiles; 7, guardias y agentes de policía, y se desconoce la identidad del resto.

El jefe del Departamento de Policía de la capital, teniente general Mohamed Jeir Ismail, explicó que un suicida detonó un cinturón de explosivos en el interior del palacio, que es el principal edificio judicial de Damasco.

"El terrorista iba vestido con un uniforme militar y llevaba una ametralladora y una granada. Cuando le dieron el alto en el puesto de control (de la entrada) comenzó a correr, entró en el vestíbulo del Palacio de Justicia y se inmoló a las 13.20 hora local (11.20 GMT)", relató Ismail.

El oficial de la Policía destacó que el inmueble estaba "abarrotado de civiles inocentes" en ese momento. El Palacio de Justicia está cerca del famoso mercado de Hamidiye, el bazar del centro damasceno.

Por otro lado, varias personas fallecieron o resultaron heridas por una segunda explosión cometida por otro suicida dentro de un restaurante en la zona de Al Rabua, en el noroeste de la capital, informó la agencia de noticias estatal SANA.

Estos ataques se producen después de que el sábado al menos 74 personas perecieran, la mayoría peregrinos procedentes de Irak, según el Observatorio, en un atentado en el centro de la capital que fue reivindicado por la alianza de la exfilial siria de Al Qaeda.