Los hechos se desencadenaron cuando una dotación de la Brigada de Seguridad Ciudadana, en las labores propias de su cometido, observaron a un individuo que huía al ver la patrulla policial, según ha informado la Policía Nacional en una nota de prensa.

Una vez interceptado, los agentes comprobaron cómo, en uno de los bolsillos de su chaqueta, llevaba un bote con unas 30 pastillas de color marrón y con la figura de un mono, siendo al parecer éxtasis, mientras que en otro de sus bolsillos llevaba una pequeña bolsa que contenía una sustancia herbácea que desprendía un intenso olor, siendo al parecer marihuana.

Tras ciertas comprobaciones, los policías pudieron conocer que el individuo se dirigía "a una céntrica discoteca donde dispondría la venta de dichas sustancias y del dinero que se sacara tenía convenido darle parte de él a la persona que se la entregó".

Ante tales evidencias, los agentes procedieron a la detención del hombre y a su traslado a las dependencias policiales.

Consulta aquí más noticias de Granada.