Según ha concretado el Ayuntamiento gaditano en una nota, se interpusieron 29 denuncias por ejercer la venta ambulante ilegal de productos perecederos; 65 denuncias por ejercer la venta ambulante ilegal de productos no perecederos; una denuncia por cesión de licencia, cuatro denuncias por consumo de sustancias estupefacientes, y nueve por ocupación de la vía pública con mostradores sin la correspondiente licencia.

A ello se suman siete denuncias por la Ley de Seguridad Ciudadana por alteración del orden, negativa a identificarse, etcétera; 20 denuncias a locales por ejercer la venta de bebidas y comidas careciendo de la licencia; una denuncia por abrir al público careciendo de licencia de apertura; una denuncia por arrojar basura al suelo, y dos denuncias por no permitir el acceso a los aseos.

A todo ello hay que sumar 17 intervenciones de mercancía abandonada por sus propietarios al percatarse de la presencia policial, dos servicios humanitarios, así como la recogida de tres perros abandonados.

Las denuncias relacionadas con la venta ambulante ilegal se acompañaban de la intervención de la mercancía que vendían y de los enseres utilizados. Entre las mercancías perecederas, destacan 185 kilos de ostiones y 103 de erizos.

La Policía Local ha alertado a la ciudadanía sobre el peligro que supone para la salud y la seguridad personal adquirir productos y objetos procedentes de la venta ambulante ilegal, a lo que se añade que quienes la practican están causando una competencia desleal a los comerciantes y hosteleros.

Por otra parte, la Policía Local de Cádiz ha informado de que va a formular una denuncia por vía penal contra una persona que ha difundido por las redes sociales una grabación de una de las intervenciones realizadas por agentes de paisano, en la cual "los menosprecia y desvela su identidad".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.