"Ya veremos que pasa", ha reflexionado, en una entrevista en la Radio Galega, en la que ha subrayado que "se empieza a hacer justicia", ya que su argumentación se sostuvo, desde el principio, en que "una vía ferroviaria no puede estar huérfana de medidas de seguridad", cuando la de Angrois "no tenía absolutamente nada".

Así las cosas, ha subrayado que la seguridad "no puede quedar en manos exclusivamente de una persona". "Existen las medidas como se adoptaron posteriormente, aunque no son las definitivas, pero eso ya lo impediría. Y existen en todas las demás líneas. Alguien tomó esa decisión", ha esgrimido.

Dicho esto, ha incidido en que "toda la seguridad de las líneas ferroviarias es algo que le corresponde exclusivamente a Adif", por lo que "hay que determinar dentro de esa organización quiénes son los responsables de dejar en esas condiciones la línea".

"A mí me extraña que en una organización como Adif una persona sola decida dejar así una línea ferroviaria, pero, en fin, deberá decirlo él (Cortabitarte) y esperemos que empiece a hacerlo ya rápido", ha concluido, con la vista puesta en la declaración prevista para el día 23 de marzo.

Finalmente, ha indicado que el maquinista ya no está bajo "vigilancia médica". "Lo de ayer fue un pequeño alivio, una pequeña alegría, pero seguirá afrontando lo que tiene que afrontar", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.