Así lo ha indicado Picornell a los medios de comunicación, al término de la sesión plenaria, quien ha añadido que "había tres posibles escenarios y ha elegido este".

El presidente del Parlament ha hecho estas manifestaciones en referencia a su decisión de aplicar el artículo 68.1, que establece que las sesiones plenarias sean a puerta cerrada "cuando se tratan de cuestiones que conciernen al decoro de la Cámara o la suspensión de un diputado".