Según ha explicado, los hechos se remontan a marzo de 2012 cuando la acusada prendió fuego a dos contenedores "con la intención de causar desperfectos en el equipamiento público", lo que motivó unos daños tasados en 1.576 euros.

A lo largo del procedimiento judicial se consideraron probados los hechos denunciados, resultando condenada por un delito de daños por incendio tipificado en el artículo 266.1 del Código Penal, según ha señalado Arcgisa, que ha añadido que la autora de estos hechos deberá, además, indemnizar por el valor de los daños causados más intereses.

Asimismo, Arcgisa ha mostrado su "satisfacción" por la resolución judicial de este caso y hace un llamamiento al civismo y al respeto del equipamiento público, necesario para la correcta prestación de unos servicios comunes de los que se benefician todos los ciudadanos del Campo de Gibraltar.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.