Donald Trump
El presidente de EE UU, Donald Trump, durante una reunión sobre sanidad en la sala Roosevelt de la Casa Blanca, en Washington. Michael Reynolds / EFE

El nuevo plan de salud impulsado por los republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos haría que hasta 14 millones de estadounidenses perdieran su cobertura médica para 2018 y 24 millones para 2026, según un informe de la Oficina de Presupuestos del Congreso (CBO, en inglés). El estudio publicado este lunes, era muy esperado, ya que la CBO evalúa, de manera independiente, los efectos de los proyectos de ley en el país, tanto a nivel político como económico.

No obstante, la propuesta sí logra uno de los principales objetivos de los republicanos, reducir el déficit federal en 337.000 millones de dólares en diez años. El déficit estadounidense en 2016 alcanzó los 587.000 millones de dólares.

"Los mayores ahorros provendrían de las reducciones en los desembolsos para Medicaid", el programa para ofrecer acceso sanitario a las personas de bajos recursos, y de "la eliminación de los subsidios de la Ley del Cuidado de Salud Asequible [ACA, por sus siglas en inglés, conocida popularmente como Obamacare]", apunta el informe.

"Las reducciones en la cobertura de seguro entre 2018 y 2026 provendrían en gran parte de los cambios en la inscripción a Medicaid, porque algunos estados frenarían su expansión y algunos estados que la hubieran ampliado en el futuro elegirían no hacerlo", agrega.

Con el plan de Obama, en 2026 quedarían 28 millones de personas sin seguro; con la propuesta republicana,
52 millones
Según el estudio, con la ley actual, en 2026 quedarían 28 millones de personas sin seguro médico en el país, mientras que con el plan republicano ascenderían a casi el doble, 52 millones.

El resultado del informe supone un golpe para el liderazgo conservador, que pretende derogar la ley actual impulsada por el expresidente Barack Obama y reemplazarla por este nuevo plan, pero no ha encontrado consenso en su bancada, especialmente entre los ultraconservadores y el sector más moderado.

Los proyectos de ley en los que se sustenta ya fueron aprobados por los comités correspondientes de la Cámara Baja, y se espera que pase al pleno en los próximos días, sin embargo, el mayor escollo lo encontrará en el Senado, donde la mayoría republicana es más estrecha y varios senadores conservadores ya han manifestado su oposición.

La derogación y reemplazo del Obamacare fue una de las grandes promesas de campaña del presidente Donald Trump, quien sí respalda la propuesta y ya ha comenzado una ofensiva mediática para defenderlo ante la ciudadanía.

"Un análisis parcial"

El secretario de Salud de EE UU, Tom Price, consideró que es "imposible" que 14 millones de estadounidenses (la cifra calculada por la CBO para 2018) pierdan el seguro médico bajo el nuevo plan sanitario republicano. En una declaración ante los medios en la Casa Blanca, Price afirmó, concretamente, que "es imposible que se dé ese número".

El titular de Salud aseguró que la CBO "solo analizó parcialmente" su propuesta, y que, por ejemplo, no tuvo en cuenta el impacto positivo que, según él, tendrá el aumento de las opciones de seguros en el mercado, que bajarán los precios de los mismos.

Asimismo, Price insistió en que el plan republicano busca mejorar "el cuidado de salud", mientras que la CBO habla de "la cobertura de salud", por lo que no evalúa completamente el impacto de su propuesta.

Así, la Casa Blanca, que respalda esta propuesta impulsada por el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes, rechazó de lleno los resultados del informe, que calcula que para 2026 hasta 24 millones de estadounidenses perderán su cobertura médica bajo su plan.

Sin embargo, para el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, "la estimación de la CBO deja claro que el TrumpCare causará graves daños a millones de familias estadounidenses".

"Decenas de millones perderán su cobertura, y millones más, en particular los adultos mayores, tendrán que pagar más por la atención médica", resaltó Schumer, quien agregó que esto demuestra "cuán vacías están las propuestas del presidente" Donald Trump.