Holanda pide a sus nacionales en Turquía que eviten lugares concurridos por las tensiones

  • Holanda impidió el aterrizaje del avión del ministro turco de Exteriores para celebrar un mitin sobre el referéndum constitucional.
  • Tampoco pudo acceder al consulado de Turquía en Rotterdam para intervenir en el mitin la ministra turca de Asuntos Familiares.
  • Recep Tayyip Erdogan ha acusado al Gobierno holandés de actuar con "remanentes nazis y fascistas", calificó al país de "república bananera".
Vista de un cartel gigante con la imagen del primer ministro turco, Binali Yildirim, en el que se lee "Siempre nación, nuestra decisión es sí".
Vista de un cartel gigante con la imagen del primer ministro turco, Binali Yildirim, en el que se lee "Siempre nación, nuestra decisión es sí".
EFE/Sedat Suna

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Holanda ha modificado sus recomendaciones de viaje a Turquía y ha pedido a sus nacionales que se encuentran en aquel país que eviten reuniones y lugares muy concurridos. "Desde el 11 de marzo existen tensiones diplomáticas. Manténgase alerta", dice la página web del ministerio, donde también se insta a seguir las indicaciones de la embajada en Ankara y el consulado general en Estambul.

Este lunes, miembros del Gobierno neerlandés se reunirán con representantes de la comunidad turca en Holanda, en un intento por rebajar la tensión diplomática desatada después de que el Ejecutivo del estado europeo impidiera el aterrizaje del avión del ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, para celebrar un mitin sobre el referéndum constitucional de su país, previsto para el próximo 16 de abril.

Tampoco pudo acceder al consulado de Turquía en Rotterdam para intervenir en el mitin la ministra turca de Asuntos Familiares, Fatma Betül Sayan Kaya. El conflicto irrumpe en plena campaña electoral en Holanda, obligando al primer ministro, Mark Rutte, que busca la reelección en los comicios del 15 de marzo, a mostrar una postura firme hacia Turquía, mientras el islamófobo Geert Wilders saca tajada de la crisis diplomática.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, ha acusado al Gobierno holandés de actuar con "remanentes nazis y fascistas", calificó al país de "república bananera" y ha amenazado con sanciones como respuesta. De hecho, el Ministerio de Exteriores de Turquía ha citado al responsable de la Embajada neerlandesa en Ankara para entregarle dos notas de protesta.

Holanda es el país europeo con mayor volumen de inversión financiera en Turquía y uno de los que mayor número de turistas envían al año.

Por otro lado, en Rotterdam se celebraron varias manifestaciones en las que participaron cientos de personas a favor y en contra de la presencia de políticos turcos en actos de campaña en este país y que concluyeron con doce detenidos.

El domingo, la Policía antidisturbios dispersó con cañones de agua otra marcha en Ámsterdam de 250 ciudadanos turcos partidarios del presidente Erdogan y detuvo, al menos, a trece individuos. Los agentes también indicaron que los manifestantes usaron el saludo nazi para insultar a la policía holandesa.

La UE pide evitar "acciones excesivas"

Por su parte, la Unión Europea ha pedido a Turquía que evite las "declaraciones excesivas y acciones" que puedan agravar la situación en la tensión diplomática con Holanda.

"Las cuestiones que preocupan solo se pueden resolver a través de los canales de comunicación abiertos y directos", dijeron la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y el comisario de Política de Vecindad y Negociaciones de Ampliación, Johannes Hahn, en un comunicado

Mostrar comentarios

Códigos Descuento