Limosna sobre el barro
 Una mujer vestida con un burka pide limosna en una carretera de Kabul, Afganistán. Hedayatullah Amid / EFE

Las autoridades de Afganistán han denunciado este jueves la lapidación de una mujer a manos de los talibán en la localidad de Wardoj, ubicada en la provincia de Badajshán (noreste).

El jefe administrativo de Wardoj, Mohamad Jawar, ha detallado que la mujer fue condenada a muerte por adulterio, mientras que el hombre con el que mantenía relaciones fue latigado, según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.

Los talibán han ejecutado a numerosas mujeres en los últimos años en las zonas del país que tienen bajo su control tras acusarlas de adulterio.

A finales de diciembre, los insurgentes ejecutaron por decapitación a una mujer en una aldea de la provincia de Sar-e-Pul (norte) después de que mantuviera un enfrentamiento verbal con varios talibán.

Apenas unos días antes, los talibán habían ejecutado en la provincia de Badghis (noreste) a una mujer que se había vuelto a casar tras un divorcio. El primer esposo de la mujer aceptó el divorcio desde el extranjero, si bien apeló ante un tribunal de los talibán a su regreso al país. Los talibán achacaron lo ocurrido a una "disputa familiar".