Pretty Woman
Richard Gere y Julia Roberts, en una escena de la película. ARCHIVO

El final de Pretty Woman podría haber sido muy diferente. Ni flores en la escalera de incendios ni beso como final apoteósico ni tan siquiera un "vivieron felices y comieron perdices". El guión original barajaba un broche desvatador y trágico con la muerte de la protagonista, interpretada por Julia Roberts, a causa de una sobredosis.

Así se desprende de una reciente entrevista que concedió Jeffrey Katzenberg, uno de los productores de la cinta de la década de los noventa, a Page Six, de The New York Post. En ella, asegura que se debatió durante "mucho tiempo" esa versión alternativa. Sin embargo, no gustó a todos y convencer a Walt Disney para llevar a cabo ese sombrío final, según explica, fue imposible "por razones obvias".

"El guion trataba de una prostituta que trabajaba en Hollywood Boulevard. Pero la primera versión tenía un final más dramático. Ella moría de sobredosis. Tratar de convencer a la productora de que teníamos que hacer esa historia era difícil", comentaba. "El resto ya es historia".

Pretty Woman, que abordaba la historia de amor de una prostituta y un hombre de negocios, catapultó a lo más alto a Richard Gere y a Julia Roberts. Su éxito internacional le ha valido una recaudación millonaria (463 millones de dólares), también en España, país en el que se ha llegado a emitir hasta veinte veces entre TVE, Telecinco y Antena 3. Es más, en la cadena pública, alcanzó una audiencia de nueve millones de espectadores y un 55,6% de cuota de pantalla.