La brecha salarial que existe entre hombres y mujeres en la provincia es de 6.152 euros, más de un millón de las antiguas pesetas. Según la Agencia Tributaria, el pasado año los sevillanos cobraron 17.366 euros de media al año, mientras que las sevillanas sólo 11.214 euros.

Aunque los datos son absolutos –no comparan los sueldos de un mismo puesto de trabajo ocupado por ambos sexos– la diferencia es significativa: los hombres de la provincia ganan un 54% más que las mujeres.

Y es que en Sevilla el sector femenino está peor pagado que la media de Andalucía. A nivel regional la brecha salarial es de un 50% a favor de los hombres.

La diferencia se agrava y mucho dependiendo del sector laboral al que pertenezcan. La mayor desigualdad de sueldos se da en el sector de las entidades financieras y las aseguradoras.

De media una sevillana que trabaja en esta rama cobra al año una media de 18.642 euros. Un sevillano, casi el doble: 34.054. Es decir, 15.412 euros más cada año. El sector de la energía y el agua tampoco se queda. El hombre percibe un 47% más que la mujer.

 Menos en la construcción

En otros casos la diferencia es mucho menor, como en la construcción y los servicios inmobiliarios. En este caso el colectivo masculino gana un 24% más.

¿A qué se debe esta zanja? Los sindicatos CC OO y UGT coinciden en las causas: hay convenios con «trampas» que cambian la nomenclatura del contrato de mujer a hombre y, aunque desempeñen el mismo puesto de trabajo, la mujer cobra menos.

El secretario general de CC OO de Sevilla, Rafael Fernández, apunta que la diferencia es acusada también en las empresas agroalimentarias. «Los datos son muy negativos», dice Juan Antonio Gilbert, secretario general de la provincia de UGT.

El sindicato apunta la necesidad de aplicar con celeridad la Ley de Igualdad a los convenios colectivos para poder atajar definitivamente la brecha salarial entre hombres y mujeres.