Correa
Rafael Correa (presidente de Ecuador) y el agresor del tren. ARCHIVO

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha invitado al joven español Sergi Xavier M.M., agresor de una menor ecuatoriana en un tren de Barcelona , a que visite Ecuador y reciba ayuda para que supere sus problemas.

"Lo invitamos a que venga a Ecuador para demostrarle lo que es querer, lo que es ser solidario, estamos dispuestos a ayudarlo para que supere sus problemas", afirmó Correa en su habitual programa de radio de los sábado.

El jefe del Estado ecuatoriano insistió en que la actitud violenta del joven contra la emigrante "no representa, en absoluto, al pueblo español".

Sin reclamación

"La gente española es extraordinaria, nos ha abierto los brazos; en la mayoría de los casos nuestros emigrantes son muy bien tratados" en España, añadió Correa, tras señalar que a Sergi "no hay que tenerle rabia, hay que tenerle pena".

Dijo que en este caso no cabe reclamación al Gobierno español porque no es responsable del acto de un ciudadano particular.

No obstante, indicó que ha pedido a las autoridades de España que velen "para que se cumpla la Justicia, que este señor tenga su sanción, que no ande libre y no sea un peligro o tome retaliaciones (represalias) contra la familia ecuatoriana" de la víctima.

Gobierno de Ecuador asegura a sus emigrantes que "no están solos"

El Gobierno de Ecuador ha asegurado que sus emigrantes "no están solos" y que, en el caso de la menor agredida en un tren de la ciudad española de Barcelona, brindará todo su apoyo para que se aplique la justicia contra el agresor.

Asimismo, la ministra ecuatoriana de Relaciones Exteriores, María Fernanda Espinosa, indicó que ese caso "ha sido lamentable y triste", pero que también se ha comprobado que "casi la totalidad del pueblo español está a favor de la convivencia pacífica, de la celebración de la interculturalidad y del aprecio y compresión a nuestros compatriotas ecuatorianos" que residen en España.