The band's visit
Los músicos van vestidos con unos llamativos trajes azules. 20 MINUTOS
Una banda egipcia en Israel puede traer una situación que se convierta en una bomba de relojería. O no. Puede convertirse simplemente, en una historia sencilla que narre las relaciones entre un grupo de gente, que fuera de nacionalidades e idiomas son, sobre todo, humanos.

Y así, sencilla, divertida y sentimental es la narración de The Band's visit , el primer largometraje de Eran Kolirin que se presentó hoy a concurso en la Sección Oficial de la Seminci y que recibió numerosos, largos y repetidos aplausos por parte del público asistente.

Una furgoneta blanca que esconde tras de sí a un grupo de policías que forman la Orquesta Ceremonial de la Policía de Alejandría es el arranque de este divertido largometraje en el que hay varios protagonistas y cuyos diálogos son cortos pero impactantes.

En ellos, lejos de narrar la histórica confrontación entre árabes e israelíes, el director Eran Kolirin presenta una lección de convivencia que nace de la individualidad de las personas y de la necesidad de sobrevivir a una situación de abandono.

Tras su llegada al aeropuerto, los componentes de este conjunto musical se encuentran perdidos en un país que no es el suyo y en el que no hablan su idioma. Todo se complica cuando, además, cogen un autobús equivocado y llegan a un pueblo perdido en medio del desierto en el que no hay hoteles, ningún medio de transporte para volver a su punto de partida y sus habitantes son israelíes.

La película transcurre en una sola noche, unas horas en las que, sin grandes lujos, con pocos medios y de una forma cercana, se presentan las miserias de cada persona y su necesidad de encontrar cariño en los que los rodean.

Se proyecta hoy en el Calderón a las 22 horas y mañana a las 12.30 y 16.30 horas en los Roxy.