Ibarretxe en México
El Lehendakari Juan Josè Ibarretxe, durante su discurso en México. EFE / Jorge Gutiérrez

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha asegurado en México que ni el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ni el líder del PP, Mariano Rajoy, ni la banda terrorista ETA decidirán el futuro del pueblo vasco.

Ibarretxe ha comenzado una visita de seis días a México con una conferencia sobre la situación de Euskadi en la Eusko Etxea (Casa Vasca), en la que ha explicado ante unas 200 personas su "hoja de ruta" sobre el futuro del País Vasco, que incluye lograr un pacto político con el Gobierno español y consultar a la ciudadanía vasca.

ETA "no va a decidir" tampoco la suerte de Euskadi

El presidente del Ejecutivo vasco ha dicho que el
futuro de Euskadi "no se va a decidir entre dos partidos políticos en Madrid" y se ha preguntado si "acaso creen que vamos a admitir democráticamente que pueden ser Rajoy y Zapatero los que decidan la suerte del pueblo vasco".

Con ETA, no

También ha afirmado que ETA "no va a decidir" tampoco la suerte de Euskadi, sino que serán las formaciones políticas vascas, incluida Batasuna, las que lo harán.

Ibarretxe recordó que los ex presidentes Felipe González y José María Aznar y el actual, Rodríguez Zapatero, han negociado con ETA "y nosotros les hemos apoyado".

Por ello, ha criticado que ahora, cuando propone al presidente del gobierno hablar sobre asuntos políticos, "se niegue a negociar con el lehendakari las mismas cosas sobre las que ha estado negociando hace cuatro meses con ETA".

¿Cómo se entiende que los presidentes españoles hayan negociado con ETA y que jamás hayan estado dispuestos a negociar con los lehendakaris?, se pregunta Ibarretxe.

En su intervención ante los vascos de origen mexicano, el jefe del Gobierno vasco ha recalcado que la ruptura de la tregua por parte de ETA fue "un mazazo" y ha subrayado que la sociedad vasca "no está dispuesta a volver al pasado destructivo" y "no acepta el camino que propone la banda terrorista de volver a la época negra de los atentados y de la extorsión".

"La violencia de ETA no puede impedir que el pueblo vasco haga su camino ni tampoco se puede utilizar como argumento político por parte del gobierno español para impedir que la sociedad vasca haga su camino", ha insistido.