El cerebro es una amalgama de neuronas imbricadas en complejas redes. Para descubrir los patrones de sus conexiones, su funcionamiento, los investigadores suizos de Ecole Polytechnique Federale de Lausanne (EPFL) han decidido usar la computadora más potente que hay sobre la tierra, Blue Gene/L.

Blue Brain Project (Proyecto Cerebro Azul) es el nombre de la iniciativa que pretende simular un modelo tridimensional del circuito electroquímico del neocortex, la neocorteza del cerebro que constituye alrededor del 85% de la masa de este órgano. El neocortex se cree que es la región responsable del lenguaje, el aprendizaje, la memoria y los pensamientos complejos. La ampliación de la investigación a otras áreas permitiría generar un modelo computerizado de todo el cerebro.

Henry Markram y el resto de científicos de la EPFL pasarán los próximos dos años utilizando la supercomputadora de IBM, Blue Gene. Markram ha dicho que el proyecto constituye una de las iniciativas neurocientíficas más ambiciosas que se han llevado a cabo, ya que habrá que tomar en cuenta cientos de miles de parámetros. El sistema Blue Gene que será instalado en Lausana tendrá una velocidad máxima de procesamiento de al menos 22,8 billones de operaciones por segundo, o 22,8 teraflops. Hace cinco años, ningún ordenador en el mundo era capaz de procesar más de un teraflop.

Los términos económicos del acuerdo no han sido desvelados, pero la EPFL compró cuatro módulos (rack) de Blue Gene a IBM, cada uno de los cuales cuesta dos millones de dólares. Cada uno de estos módulos (rack) dispone de 1.024 procesadores del modelo Power. No es la primera vez que IBM vende su modelo Blue Gene desde que comenzó a comercializarlo en 2004. La compañía incluso alquila tiempo de acceso a Blue Gene.