Dudas sobre el 11-M
Dudas sobre el 11-M (AGENCIAS). AGENCIAS

Nada más producirse los brutales atentados del 11 de marzo, los partidarios de que la autoría de los atentados no era islamista, comenzaron a sembrar las primeras dudas. Esa dualidad líneas de investigación se mantuvieron desde el principio sobre la autoría de la masacre y, aun durante el juicio, permanecían en pie gracias a algunos abogados de la acusación, aunque se han ido desmintiendo conforme avanzó la vista oral.

La sentencia debe zanjar las dudas que la comisión de investigación no zanjó

Debido a la polémica que levantó la forma que tuvo el anterior Ejecutivo de informar sobre lo sucedido y su consecuente vuelco electoral, se decidió convocar una comisión de investigación en el Congreso de los diputados cuya función era determinar si existían responsabilidades política y clarificar y cerrar la polémica sobre quién perpetró los atentados. No obstante, aquella comisión de investigación no atajó el problema.

Declaraciones ambiguas, errores de procedimiento, contradicciones, malas interpretaciones... muchos errores fueron apareciendo en cada sesión del juicio, lo que fue dio alas a quienes defendían que la autoría de los atentados no estaba clara. Además de castigar a los culpables, del dictamen final de los magistrados se espera también el esclarecimiento de muchas dudas que aún se alientan en algunos foros.

Los explosivos mezclados

Ha sido el principal foco de polémica: la composición de los explosivos determina, en gran medida, quién está detrás de los atentados. Dinamita, Tytadine, Goma 2 o Goma 2 ECO han sido las opciones que se han barajado. Para complicar aún más el tema, la versión sostenida por los peritos del TEDAX es que tengan trazas de varios compuestos porque se contaminaron debido a un almacenamiento deficiente en Mina Conchita.

El origen de la controversia estaba en que en algunos focos de las explosiones habían localizado nitroglicerina, un compuesto presente en el Titadyne -el cual es utilizado habitualmente por ETA- y que no está en la Goma 2 ECO, el explosivo que utilizaron los terroristas. Esto avalaba la teoría de los que apoyaban la posible implicación de la banda terrorista vasca en los atentados.

Al inspeccionar Mina Conchita las autoridades comprobaron que había tanto este material como Goma 2 EC, un explosivo que sí contiene nitroglicerina. La versión probada tras la vista oral indica que los terroristas amasaron ambos explosivos, lo que explicaría las trazas de este material en el lugar de los atentados.

La mochila de Vallecas

Uno de los puntos principales, además de los restos de las explosiones, para argumentar que el material utilizado era Goma 2 ECO, fue una mochila que no llegó a explotar y que contenía 12 kilos de esta sustancia. Algunos abogados de la acusación argumentaban que una 'mano negra' colocó esa mochila, ya que no existía registro de entrada en la comisaría de Vallecas, aunque los testigos decían lo contrario.

Durante el juicio se comprobó que dicha mochila fue trasladada en varias ocasiones: fue recuperada en la estación de El Pozo, fue trasladada primero a la comisaría de Vallecas y después al IFEMA, donde se depositaron inicialmente los cadáveres, para volver finalmente a la comisaría de Vallecas, donde ya había comenzado el inventario. En cualquier caso, según aseguraron los testigos, no se rompió nunca la cadena de custodia de dicha mochila.

La furgoneta Kangoo no estaba vacía

Uno de los tres vehículos abordo de los que los terroristas salieron de Chincón hacia Alcalá de Henares aquel 11 de marzo era una furgoneta Renault Kangoo robada. Algunos abogados de la acusación dijeron en un principio que el vehículo estaba vacío según los primeros registros y que no había sido abandonado allí por los terroristas. Sin embargo, la policía encontró en su interior huellas, detonadores, una cinta con versículos del Corán y otros objetos propiedad del dueño del vehículo como una cinta de la Orquesta Mondragón.

La confusión reinó cuando algunas voces aseguraron que en vez de un casset del grupo de Javier Gurruchuga se había hallado una tarjeta de visita de la coorporación Mondragón, algo que luego fue desmentido.

Ineficacia en el seguimiento de 'El Chino' y la 'caravana de la muerte'

La Policía siguió de forma irregular a 'El Chino': primero le vigilaron estrechamente por el aviso de los confidentes, pero después dejaron de hacerlo. La dejadez fue tal que se le llegó a interceptar en la carretera transportando ropa robada y armas blancas pero no se le detuvo. Del mismo modo, no fue hasta hace poco tiempo que las fuerzas de seguridad lograron encontrar el vehículo utilizado por este presunto inspirador de la matanza.

El viaje emprendido por 'El Chino' desde Asturias con la Goma-2 fue también causa de controversia, ya que coincidió en el tiempo con otro realizado por los estarras Gorka Vidal e Irkus Badillo en febrero de 2004 y bautizado como 'la caravana de la muerte'. Los estarras conducían una furgoneta repleta de explosivos hacia Madrid con la intención de atentar en una zona industrial.

Los defensores de la teoría que vincula ETA con el 11-M aseguraban que la coincidencia de ambos viajes probaba su relación. Los dos etarras negaron durante el jucio que conocieran a 'El Chino '.

Los desaparecidos están muertos

Junto a los que se suicidaron en el piso de Leganés, varios terroristas más han sido dados por muertos. Es el caso de Daoud Ouhnane, al que se consideraba autor material de los atentados y del que se encontraron huellas en dicho piso y en la Kangoo encontrada en Alcalá de Henares, Mohamed Afalah, o Said Berraj. Todos ellos se suicidaron presuntamente en un atentado en Irak en mayo de 2005. Todo esto ha dado lugar a múltiples elucubraciones.

Algunas personas dudan de que los muertos en Leganés se suicidaran realmente y aseguran que, o bien fueron asesinados, o bien sus cadáveres -previamente congelados, ya que afirman que no había sangre en lugar- fueron colocados entre los escombros de la vivienda para que pareciera un suicidio -. Los forenses corrigieron estas teorías ante el tribunal al asegurar que los fallecidos estaban vivos antes de la explosión.

Amistad entre islamistas y etarras

En la celda del islamista Abdelkrim Benesmail -que no estaba imputado por el 11-M- se encontró una nota con el nombre y la dirección del etarra Henri Parot, algo que un experto policial aseguró que se debía a la amistad propia que se desarrolla en el patio de la cárcel que ambos compartían.

La teoría de la vinculación del 11-M y ETA también se vio reforzada por las declaraciones del ex director general de la Policía , Agustín Díaz de Mera, quien aseguró que esta se ponía de manifiesto en el informe de un policía que luego había sido manipulado. Sus compañeros lo negaron.