El cónsul español en Camerún, Vicente Mas se dirige hacia Chad para conocer de primera mano la situación de los siete españoles retenidos en el aeropuerto, acusados de trasladar a 103 de niños hasta Francia. En el momento en que aterrice en Chad, donde España no cuenta con representación diplomática,  cuya llegada está prevista a las 17:30 horas, (hora peninsular), comenzarán las gestiones con las autoridades de ese país africano a través de su Ministerio de Exteriores.

El cónsul tratará también de desplazarse a Abéché, ciudad al sur del país en la que están detenidos los españoles y los nueve miembros de la ONG francesa "El arca de Zoé", para comprobar su estado. Hasta la llegada del cónsul, las autoridades españolas están manteniendo un "contacto permanente" con el embajador francés en Chad y, según Exteriores, la diplomacia francesa en ese país "está cuidando a los españoles como si fueran nacionales suyos".

Siete tripulantes españoles de la compañía española Girjet, con base en Barcelona, fueron detenidos este jueves en Chad cuando se disponían a salir del país hacia Francia en un avión en el que viajaban 103 niños huérfanos sudaneses acompañados por miembros de la ONG francesa Arca de Zoé y Children Rescue, según ha denunciado la aerolínea. En la operación, fueron detenidos también los ocho miembros de la ONG y un periodista, de nacionalidad francesa.

Los siete españoles permanecen en calabozos de dependencias policiales donde les ha visitado un médico militar francés que ha certificado que están bien de salud y no han sufrido malos tratos. Fuentes del Ministerio de Exteriores han informado de que estas detenciones se han producido en el marco de una investigación judicial abierta en Chad y en Francia para esclarecer si el traslado de esos 103 niños responde a una práctica de tráfico menores, pesquisas de las que han asegurado que no pueden ofrecer detalles al encontrarse subjudice.

Así, y en el marco de esta cooperación, las autoridades galas han comunicado a las españolas que el cónsul francés en Abéché ha visitado a los tripulantes del avión de la compañía española Girjet de vuelos chárter en las dependencias policiales de esa ciudad y, a través de la Comandancia militar francesa, ha podido proporcionarles asistencia médica y comida.

La embajada francesa está también tratando de conseguir que, al menos, las mujeres que se encuentran entre los detenidos, puedan abandonar los calabozos policiales y ser trasladadas a dependencias de ACNUR.

Un directivo de la empresa responsable del avión (Girjet), Antonio Cajal, ha explicado que el vuelo que tripulaban esos siete españoles es ajeno a la ONG francesa "Arca de Zoé" y que sólo fue contratado para una operación humanitaria: trasladar a 103 niños africanos enfermos a Reims (Francia), donde debían ser operados

Han sido detenidos a punta de pistola
El director comercial de Girjet, Toni Cajal, ha denunciado que el vuelo iba a partir de la ciudad chadiana de Abéché, en dirección a Reims (Francia), pero "fue inmovilizado por las fuerzas de seguridad local", que detuvo "a punta de pistola" a los cooperantes y a los miembros de la tripulación.

Posteriormente, ha señalado que éstos fueron "trasladados a los calabozos del aeropuerto y el avión fue precintado y rodeado por fuerzas armadas", tras acusar a las ONG de gestión de adopciones ilegales, mientras que las entidades aseguraban querer trasladar a los menores por motivos médicos.

Según ha indicado, la tripulación "no ha sido imputada con ningún cargo y permanece secuestrada, incomunicada y despojada de todas sus pertenencias, a la vez que está siendo amenazada continuamente por las fuerzas de seguridad".

Uno de ellos ha podido esconder su móvil y envía SMS

Desde la compañía, Cajal también denunció la situación "infrahumana" en la que se encuentran estos tripulantes, uno de los cuales "pudo esconder su móvil" y "manda mensajes", aunque teme represalias por este motivo.

El vuelo se iba a realizar con todos los permisos de las aviaciones civiles de Francia y el Chad y reflejando el motivo del vuelo. La compañía aérea y los familiares de los tripulantes denunciaron "no estar recibiendo ningún tipo de información al respecto".

Fuentes diplomáticas han explicado que el Ministerio de Asuntos Exteriores "está haciendo gestiones encaminadas a la puesta en libertad de los detenidos" españoles y "asistirles en lo que sea preciso". También anunciaron que prevén enviar "un diplomático desde Camerún hasta Abéché".

Una operación clandestina

La secretaria de Estado francesa de Derechos Humanos, Rama Yade, ha asegurado que el intento de una ONG de sacar a un centenar de niños africanos desde Chad hacia su país era una operación "clandestina".

Yade intervino en el informativo de France2, donde afirmó que el Ejecutivo había hecho "todo lo que había que hacer" para impedir la operación.

Han hecho la operación de manera clandestina y sin el aval de las autoridades

"Ellos la han hecho de manera clandestina, sin avisar a nadie y sin el aval de las autoridades", aseguró.

 

El centro de la polémica es la ONG Arca de Zoé, que es la que ha organizado la salida de 103 niños para ser acogidos por otras tantas familias francesas. Yade confirmó que en el pasado verano llamó a su despacho al presidente de la ONG, Eric Breteau, del que dice no haber recibido una información "clara y plausible" y al que desaconsejó continuar con la operación.

A partir de entonces el Ministerio de Exteriores informó a la Justicia francesa - que abrió un sumario - y a los departamentos de Interior y de Inmigración.

"Hicimos todo para prevenir, pero ellos no han hecho caso y han montado esa operación ilegal e irresponsable", señaló la secretaria de Estado.