Los Oscar 2017 han acabado con un error nunca visto con anterioridad en estos premios. Warren Beatty y Faye Dunaway subieron para entregar el último gran premio de la noche, el de Mejor Película, Dunaway leyó el nombre de La La Land, los supuestos premiados subieron al escenario y comenzaron los agradecimientos hasta que el productor del musical Jordan Horowitz se abrió paso de nuevo hasta el micrófono, con el Oscar en la mano, para mostrar a las cámaras la tarjeta en el que se leía claramente el nombre de Moonlight.

"Y perdimos, por cierto", dijo para sorpresa de todos Fred Berger, productor de La La Land. Ese fue el primer instante en el que se vio que algo iba mal. "Perdón. No. Moonlight ha ganado la mejor película. No es una broma. Me temo que han leído el nombre equivocado", aseguró Horowitz invitando al equipo de Moonlight a subir al escenario mientras se veía tras él a Beatty con la cara desencajada y Dunaway estaba desaparecida. "No es un chiste. Me temo que ellos (Faye Dunaway y Warren Beatty) leyeron algo equivocado", añadió Marc Platt, otro de los productores del musical.  "¡Warren, qué has hecho!", se oyó decir a Kimmel, el presentador de la gala.

El momento fue de caos y confusión. Gran parte de los espectadores de la gala se pusieron en pie sin ententer lo que había pasado. Warren Beatty volvió a hablar para explicar que la tarjeta que le habían entregado ponía "Emma Stone. La La Land" (el premio inmediatamente anterior),  y que por eso había mirado extrañado a su compañera en Boonie & Clyde (1967) antes de entregarlo.

Era la primera vez que Dunaway presentaba el galardón a mejor película. Para Beatty era la tercera. Para los productores de La La Land también ha sido la primera vez que entregaban un Oscar a mejor película, algo que en su caso ha sido algo totalmente inesperado. 

Finalmente el equipo responsable de Moonlight ha subido a recoger el galardón, extrañado y asegurando que aún no eran capaces de creerlo, en una entrega de premios que sin duda hará historia. 

La actitud de los productores de 'La La Land' fue realmente cortés y generosa

"Los últimos 20 minutos de mi vida han sido una locura. Algo de otro mundo", reconoció Barry Jenkis, director de Moonlight, en alusión a lo acontecido en la posterior sala de prensa. "La actitud de los productores de La La Land fue realmente cortés y generosa. Les mando todo mi amor", agregó. Cuando los medios le preguntaron en la sala de prensa si representantes de la Academia le habían comentado qué había ocurrido realmente, Jenkins respondió: "Nada. Ninguna explicación. Las cosas ocurren".

En su intervención frente a los medios, Mahershala Ali, ganador del Oscar al mejor actor de reparto por Moonlight, también hizo alusión a lo ocurrido: "Cuando leyeron el nombre de La La Land no me sorprendió, estaba feliz por ellos. Pero cuando vi a tipos de seguridad entrando al escenario e interrumpiendo ese momento diciendo que habíamos ganado nosotros, no sabía qué pensar. No quería subir y quitarle nada a nadie. Es difícil sentir alegría en un momento así", manifestó.

Por su parte, Emma Stone, ganadora del Oscar a la mejor actriz por La La Land, reconoció que le habría encantado el premio a la mejor película, pero dijo estar feliz por Moonlight. "Creo que es una de las mejores películas de la historia", señaló.

La actriz avivó el debate al asegurar que sostenía su tarjeta a mejor actriz durante el error que otorgó el Oscar brevemente a La La Land"Yo también estaba sosteniendo todo el tiempo mi tarjeta a mejor actriz", aseguró a la prensa, añadiendo: "no quiero empezar nada".

Por su parte, la auditora PricewaterhouseCoopers (PwC), empresa encargada de recibir, contabilizar y velar por los resultados de los Oscar ha lamentado a través de un comunicado el error sucedido en la gala de entrega de estos galardones y aseguró que está investigando lo sucedido. 

"Pedimos perdón sinceramente a Moonlight, La La Land, Warren Beatty, Faye Dunaway y a los espectadores de los Oscars por el error que fue cometido durante el anuncio del Oscar a la mejor película", expresó el comunicado. Según la explicación de PwC, los presentadores Beatty y Dunaway recibieron "erróneamente" un sobre de la categoría equivocada.