La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, insiste en que identificar inmigración con delincuencia es "una falsedad", lo mismo que sostener que los extranjeros que vienen a nuestro país nos quitan trabajo. Así, subrayó que "delincuentes los hay españoles y extranjeros", si bien atribuyó el comportamiento de estos últimos a que en nuestro país delinquir sale "muy barato" y tiene "muchas menos consecuencias que hacerlo en otros países de la Unión Europea".

De la delincuencia no tienen culpa los inmigrantes, sino los legisladores españoles

"Pero de eso no tienen culpa los inmigrantes -recalcó-, sino los legisladores españoles, que tenemos que endurecer las leyes y hacer que los delincuentes en España tengan una mala vida. Que los poderes públicos españoles legislamos para los ciudadanos honrados", advirtió Aguirre en la Real Casa de Correos durante la firma de convenios de colaboración con 20 ayuntamientos de la región para la integración de inmigrantes.

"No son delincuentes, son valientes"

Acompañada del consejero de Inmigración y Cooperación, Javier Fernández Lasquetty, Aguirre consideró que "el endurecimiento de las condiciones de los delincuentes es una obligación, no de los municipios ni de las comunidades autónomas", sino de "los legisladores nacionales", y puso especial énfasis en afirmar que "los emigrantes no son delincuentes, son los mejores, los más valientes y decididos, los que están dispuestos a arriesgar más".

Todos los que vienen lo hacen para sumarse al modelo de convivencia de ciudadanos libres e iguales

La jefa del Gobierno autonómico aseguró que los inmigrantes que viven en la Comunidad de Madrid suman ya 170 nacionalidades diferentes, algo que, a su juicio, "engrandece, fortalece y enorgullece" a esta región. En este punto, se mostró segura de que "todos los que vienen lo hacen porque quieren sumarse al modelo de convivencia de ciudadanos libres e iguales que los españoles nos hemos dado en nuestra Constitución".

"Les vamos a favorecer en la integración, pero los valores de nuestra Constitución, la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político, son sagrados también para nosotros y todos ellos hay que respetarlos", advirtió.