¿Cuáles son las películas más odiadas por los espectadores?

  • 'Cincuenta sombras de Grey', 'Las cazafantasmas', o 'La reina de España' son algunas de las películas recientes que han recibido airados comentarios.
  • También la ganadora de 4 razzies, los anti-Oscar, 'Batman v Superman'.
  • 'Dragonball Evolution', 'Batman y Robin', 'Indiana Jones 4', películas de Shyamalan o varias protagonizadas por Ben Affleck o Nicolas Cage también están entre las más detestadas.
Las cazafantasmas, una de las películas recientes más odiadas.
Las cazafantasmas, una de las películas recientes más odiadas.
Sony
Las cazafantasmas vuelven a la carga. Tras el primer y muy polémico tráiler, que se convirtió en el que más 'No me gusta' ha recibido en toda la historia de la página, la película ha presentado un nuevo adelanto. En este avance de dos minutos repleto de humor se puede ver al nuevo grupo de cazafantasmas, formado por una ingeniera, una experta en física cuántica, una estudiosa de los fenómenos paranormales y una taquillera de metro, batallando contra un ejército de fantasmas dispuestos a conquistar la ciudad de Nueva York.

No todo van a ser Oscar, galardones y reconocimientos. También están las películas malas o las que, simplemente, caen mal. Las que tras una gran expectación provocan la decepción o aquellas que dividen opiniones en dos bandos irreconciliables, los que las aman y los que las aborrecen. Los Razzies se encargaron el sábado 25 de febrero de poner más leña al fuego. El documental político Hillary's America, sobre la candidata a la presidencia Hillary Clinton, se llevó el premio gordo, al peor largometraje estrenado en 2016, y tres más: peor actriz (Becky Turner), peor actor (Dinesh D'Souza) y peor director (el mismo D'Souza y Bruce Schooley).

Una visión conservadora sobre la excandidata demócrata y sus motivaciones secretas, según los autores, que la habrían llevado a la pugna por la Casa Blanca. Tampoco bien parada quedó Batman v Superman: El amanecer de la justicia, dirigida por Zack Snyder. Una superproducción taquillera que ya había desatado comentarios apasionados, a favor y sobre todo en contra. La distinguieron con otros cuatro razzies, los de peor secuela —por ser una continuación de El hombre de acero—, peor combo de intérpretes para Henry Cavill y Ben Affleck, peor secundario para Jesse Eisenberg y peor guion.

Sin embargo, la película que levantó mayor controversia y más tirria, incluso desde que se anunció el proyecto, fue la secuela o reinicio de un clásico tan popular como es los Cazafantasmas, y el motivo es sobradamente conocido, la decisión de que sus nuevos protagonistas fueran mujeres. Tanto la película como sus protagonistas, entre ellas Kristen Wiig —precisamente también premiada en los Razzie como peor secundaria por Zoolander Nº2recibieron todo tipo de insultos y comentarios soeces desmesurados a través de Internet y las redes sociales.

El pasado año, la ira y los ataques más furibundos también recayeron sobre La reina de España, la secuela de La niña de tus ojos (1998). El origen fueron unas declaraciones de su director Fernando Trueba asegurando que "Nunca me he sentido español. Ni cinco minutos de mi vida", concretamente, cuando en septiembre de 2015 recogió el Premio Nacional de Cinematografía.

El reciente estreno de Cincuenta sombras más oscuras nos ha recordado que la trilogía erótica escrita por E.L. James cuenta con millones de entregadas seguidoras, pero que también son muchos los que la detestan, a los libros y a sus adaptaciones cinematográficas. Cincuenta sombras de Grey incluso fue al ganadora de los Razzies de 2016. El encontronazo entre fans y haters se repitió con igual virulencia en cada estreno de otra famosa saga literaria reciente, la de Crepúsculo.

En este grupo no de las que caen mal, sino peor, una de las más emblemáticas es Campo de batalla: La Tierra, ciencia-ficción y cienciología protagonizada y apadrinada por John Travolta con el mérito añadido de ser considera quizá la peor película de los últimos 20 años o más. Además, de fantasía, hacer comedia es algo muy serio, por ello las parodias de Epic Movie (2007) o Movie 43 (2003), sin pizca de gracia pese a sus numerosos gags, son realmente detestadas. Y enseñarlo todo, o casi todo, en pantalla con el posible gancho erótico tampoco es garantía de ganarse al público, o sino que se lo pregunten a Showgirls (1995), de Paul Verhoeven, o Striptease (1996, con Demi Moore.

Y recordando que este mayo se estrenará la secuela de una de las series más míticas de la historia de la televisión, la de Twin Peaks creada por David Lynch y Mark Frost, el largometraje que se estrenó en1992 a raíz del éxito de la serie, Twin Peaks: Fuego camina conmigo, ha merecido el dudoso honor de aparecer en prácticamente todas las listas sobre películas más odiadas.

Pero, ¿qué habéis hecho?

Hay intérpretes, o parejas de actores, que pese a triunfar en otros ámbitos su presencia en la pantalla revoluciona al respetable. El concepto de química entre ellos y los espectadores se transmuta en rechazo puro y duro. Entre las que peor han sentando está la pareja Jennifer Lopez y Ben Affleck sobre todo por Gigli (2003), entre nosotros retitulada con un nombre premonitorio, el de Una relación peligrosa; la historia entre un gánster de poca monta y una asesina a sueldo es de las más "inolvidables". La misma pareja, también por entonces en la vida real, repitieron al año siguiente y con igual infortunio en Una chica de Jersey (2004).

A Madonna tampoco le ha ido especialmente bien sus incursiones en el cine con títulos como Barridos por la marea (2002) o El cuerpo del delito (1993); tampoco a Mariah Carey con el musical Glitter. Todo lo que brilla (2001). Y qué decir de Nicolas Cage con, por ejemplo, el despreciado remake de Wicker Man (2006) o Ghost Rider. El motorista fantasma (2007).

Entre los directores que peor lo han pasado, o aún lo están pasando, M. Night Shyamalan pasó de saborear las mieles del triunfo a caer en desgracia. La joven del agua (2006), El incidente (2008) o Airbender. El último guerrero (2010) marcaron su ocaso antes que pudiera resarcirse con Múltiple. A Michael Bay siempre le han llovido palos, pero se llevó la palma especialmente por Transformers: la venganza de los caídos (2009) y la superproducción bélica Pearl Harbor (2001), muchas explosiones, mucho romance, y también mucho aburrimiento —y allí estaba también Ben Affleck en su reparto—. Zack Snyder sigue levantando ampollas, también con Sucker Punch (2011), considerada aparatosa, sin sentido ni alma y misógina por sus abundantes detractores.

Los peligros de las secuelas o tocar películas míticas

En materia de secuelas, remakes o reinicios hay bastante tela que cortar. Entre las segundas partes, la de El exorcita II: El hereje (1977), estrenada cuatro años después de uno de los títulos que más ha aterrorizado a los espectadores en toda la historia, asombró e hizo estragos, pero por lo horrorosamente mala que era. No se quedaron cortas en ello tanto el remake de la amada Psicosis (1998) como los de La matanza de Texas(2003) o Pesadilla en Elm Street. El origen (2010).

Volver a películas o sagas muy queridas e icónicas no es garantía de éxito, al contrario, ni aunque en ella participe su reparto protagonista original o sus mismos creadores. Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal (2008) fue un regreso esperadísimo y emocionante, hasta que se estrenó. Desde entonces, tanto Spielberg como Lucas, como muchos de los seguidores de las aventuras de Indy, seguro que desearían borrarla del mapa.La amenaza fantasma (1999) inició una muy cuestionada trilogría de Star Wars, y proseguir con las andanzas de Neo en Matrix Reloaded y Revolutions (2003) tampoco fue una buena idea por parte de los Wachowski.

Otro esperadisímo remake, en su momento, fue el de El planeta de los simios (2001) hecho sin reparar en medios, pero que le valió a su director, Tim Burton, una buena depresión, y a sus admiradores una enorme decepción. Tampoco estuvieron nada acertados los remakes de Godzilla (1998), Furia de titanes (2010) o proseguir con las sagas Terminator, Alien o Predatormás allá de sus segundas entregas.

Superhéroes, adaptaciones y premios Oscar

No son pocos los que se han estrellado o perdido todo sus poderes al llegar a los cines. Sin duda, entre las más odiadas hay tres.Batman y Robin (1997), con George Clooney, cambiando ese ambiente gótico y siniestro de Gotham por los colores y el tono kitsch y el humor de peor calaña. Catwoman (2004) sigue siendo la gran mancha en el currículum de Halle Berry; y a Ben Affleck, decididamente, los superhéroes no le traen suerte, como demuestra Daredevil (2003). A la lista pueden sumarle Spiderman 3, Escuadrón suicida y todas las adaptaciones de Los 4 fantásticos.

Entre las adaptaciones, especialmente de cómics, que ha dado títulos memorables solo para echar pestes sobre ellos encontraremos las aventuras de Son Goku en el instituto conDragonball Evolution (2009) y que aún producen arcadas entre los seguirodes de la serie. La Liga de los hombres extraordinarios (2003) con un despistado Sean Connery, The Spirit (2008) con el mismo Frank Miller intentando retomar el "espíritu" de Sin City; Los vengadores (1998) —otra vez con un despistado Connery—, las dos películas de Sexo en Nueva York (2008), superficiales y casi cargándose el buen sabor de boca de la serie. Además, un título ochentero que aparece en todas las listas, Howard: un nuevo héroe (1986).

Ni el Oscar ni mucho menos el éxito en taquilla les libra de ser detestadas. O quizás por ello, por haberse convertido en un bombazo en taquilla o por haberle arrebatado la estatuilla de Hollywood a otras rivales de mayor envergadura hacen que su recuerdo se emborrone. Crash (2004) encumbró y casi acabó con su director Paul Haggis. Forrest Gump (1994) ganó a Pulp Fiction y Cadena perpetua en los Oscar y muchos de los fans de ambas lo recuerdan. También Titanic (1997) recolecta multitud de espectadores que la odian.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento