El autocine regresa a Madrid casi 70 años después con 'Grease'

  • El autocine ha regresado a Madrid este viernes con aforo completo ycinéfilos disfrazdos de Sandra Dee y Danny Zucko.
  • Las entradas están agotadas durante los próximos 10 días.
  • Dispone de food trucks y una exposición de coches al más puro estilo norteamericano.
  • En España, de los 20 autocines que se abrieron, solo quedan siete y en Madrid ya hubo uno hace casi 70 años.
El autocine de Madrid, el día de su estreno con Grease.
El autocine de Madrid, el día de su estreno con Grease.
EFE

El rock and roll, los tacones y las cazadoras de cuero han sido los protagonistas del estreno del primer autocine de Madrid, que esta noche ha proyectado con aforo completo la mítica Grease, llevando así a la capital uno de los planes clásicos estadounidenses.

La película no ha sido escogida por casualidad, ya que es la cinta "por antonomasia" de los autocines, tal y como explica uno de los organizadores. Una excusa perfecta para muchos de los asistentes, que han demostrado ser amantes de los protagonistas de la historia al venir disfrazados de ellos.

Ya desde las siete de la tarde se respiraba el ambiente festivo en el autocine, situado en la zona de Chamartín-Fuencarral y desde el que se pueden apreciar las cuatro torres. El rock and roll, los food trucks y una exposición de coches clásicos entretenían a los madrileños hasta que ha empezado la película.

"El ambiente es muy bueno y la gente se lo está pasando muy bien. Esperamos que tengan una noche inigualable", manifiesta Cristina Porta, una de las socias fundadoras de autocine Madrid Race, que celebra que las entradas están agotadas durante los próximos diez días.

Esta responsable cree que el éxito se debe a que es una actividad novedosa y alternativa para hacer en Madrid, a lo que se une la inminente llegada de la primavera y el buen tiempo, algo que considera que anima a los ciudadanos a querer hacer un "plan al aire libre".

Los coches iban entrando en orden al recinto, un terreno de 25.000 metros cuadrados y con una capacidad para 350 vehículos, y, al pasar por taquilla, los acomodadores les daban la emisora FM 93.7 para escuchar la película. Después, se iban colocando en sus puestos para disfrutar de la historia de Danny y Sandy.

Todos los asistentes mostraban su entusiasmo con el plan de este viernes, como Rosa y José Antonio, que aplauden que la entrada sea "más barata que ir al cine normal" y que vayan a proyectar también películas clásicas.

Otros están más por "cachondeo" que por la película, como Alberto, que asegura que  ha visto millones de veces la cinta pero "ya solo por cambiar y verla sobre ruedas merece la pena venir".

Los autocines surgieron en Estados Unidos en los años 50 del siglo pasado, una moda que no tardó en llegar a España. Abrieron una veintena de los que solo continúan siete. Madrid se incorpora ahora a la lista de estas ciudades.

Tres de los que quedan abiertos están en la Comunidad Valenciana y los cuatro restantes están en Asturias, Cantabria y País Vasco.

En su mayoría no son estacionales, sino que abren todo el año. "El éxito para que sea rentable estriba en conseguir que vengan las familias y en programar buenas películas", según indica Carles Miralles, director gerente del autocine de Dènia desde su creación.

Sostiene que "algunos piensan que esto es como poner un bar. Y no. Hay que ser del mundo del cine", afirma.

La verdad es que Madrid ya tuvo un autocine en 1959, el MotoCine Barajas, pero ahora, casi setenta años después, la capital recupera un espacio en el que parejas, amigos y familias pueden convertirse en los protagonistas de una película americana de los años sesenta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento