El fiscal de Murcia denuncia presiones por perseguir a "corruptos"

El exfiscal superior de Murcia, Manuel López Bernal, en una foto de archivo.
El exfiscal superior de Murcia, Manuel López Bernal, en una foto de archivo.
EUROPA PRESS
Apenas unas horas después de ser relevado de su puesto por Manuel Maza, nuevo fiscal general del Estado, el fiscal superior de Murcia ha criticado la presión recibida, aunque remarcando que "jamás" han llegado desde sus superiores.

El fiscal autonómica de Murcia, Manuel López Bernal, que investiga al presidente de Murcia, el popular Pedro Antonio Sánchez, y que será relevado en su puesto por José Luis Díaz Manzanera tras el anuncio de la Fiscalía el nombramiento de nuevos 35 nombramientos, muchos de ellos en puestos clave, denunció este jueves "presiones" por perseguir a "corruptos".

"A los compañeros de Murcia no se nos ha hecho la vida especialmente agradable (...) No puede ser que que al final los perseguidos seamos los fiscales cuando luchamos contra la corrupción y no los corruptos", denunció Bernal durante una entrevista en la Cadena Ser.

"A un compañero le han entrado dos veces en su casa para llevarse información sensible sobre corrupción", aseguró antes de añadir que este suceso y otros similares han sido puestos en conocimiento de la Fiscalía General del Estado y de la Delegación del Gobierno en Murcia, sin que hayan "salido adelante", por el momento.

Información privilegiada

Su destitución se produce dentro de la terna de cambios en puestos clave que deseaba Génova y después de que la Fiscalía General del Estado, dirigida por el conservador José Manuel Maza, ordenase a las fiscales del ‘caso Púnica’ que no cursasen acusación alguna contra el popular Pedro Antonio Sánchez, que intentó contratar a empresas de la red corrupta con dinero público para mejorar su propia imagen.

El Ministro de Justicia, Rafael Catalá, admitió que Sánchez accedió a información reservada y que se enteró, antes que las partes personadas en el procedimiento, de que no sería acusado, una circunstancia sobre la que toda la oposición pide explicaciones.

El PP llegó a acusar a las representantes del Ministerio Público -por boca de su portavoz en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando- de "inventar" el supuesto delito cometido por el presidente de Murcia, ya que la conspiración para cometer un ilícito -que finalmente no se consumó- no figuraba en el Código Penal en el momento en el que arrancó el caso en cuestión.

Sin embargo, la salida de López Bernal no supone el fin de los problemas judiciales Pedro Antonio Sánchez. José Luis Díaz Manzanera, sustituto de Bernal, declaró ayer a la agencia Efe que  no descarta que su compañero sea quién se quede al frente de la otra investigación por prevaricación, malversación, fraude, falsedad y administración desleal que afecta a Pedro Antonio Sánchez, el del inacabado auditorio de Puerto Lumbreras. Díaz Manzanera fue, precisamente, quien solicitó la imputación del político en el caso, como responsable de la sección de Medio Ambiente.

"Es evidente que se está pidiendo el cese de fiscales que han sido el látigo de la corrupción, y cuyo trabajo ha sido excelente", criticó este jueves el socialista Antonio Hernando. Su partido ha pedido, junto a Unidos Podemos las comparecencias de Maza, Rafael Catalá, y del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, para explicar los tres allanamientos en seis meses en domicilios de personas que trabajan en casos de corrupción de Murcia.

Ciudadanos, partido que sostiene el gobierno en minoría de Sánchez en Murcia, prefiere esperar a su reunión de la semana que viene con político popular para escuchar de primera mano sus explicaciones, según confirmó Albert Rivera, presidente de los naranja.

Cambian la Audiencia y Anticorrupción

Las modificaciones en la estructura de la Fiscalía afectan a puestos clave, como son la Audiencia Nacional y Anticorrupción. José Manuel Maza, el fiscal general del Estado elegido por el PP para renovar los puestos clave del Ministerio Público, ha elegido para esos puestos a Jesús Alonso y Manuel Moix. Las asociaciones de fiscales no dudan de los méritos de ambos, pero ven en estos cambios un ataque a la "independencia" de la carrera fiscal.

  • Jesús Alonso (Madrid, 1962). Nuevo fiscal jefe de la Audiencia Nacional, a donde llegó 1996. Conservador, trabajador y respetado, según fuentes judiciales. Estuvo a las órdenes de Javier Zaragoza, con quien mantuvo serias discrepancias en distintos casos.
  • Manuel Moix (Madrid, 1958). Fiscal Anticorrupción, aunque no es especialista. Acusó al juez Elpidio Silva, rechazó usar los correos que destaparon las ‘tarjetas black’ y calificó de falta -y no de delito- la huída de Esperanza Aguirre en la Gran Vía.
  • Javier Zaragoza (Teruel, 1955). Aglutinaba "mucho poder" como fiscal jefe de la Audiencia Nacional y delegaba poco, según sus compañeros. Promotor de las acusaciones contra los titiriteros de Madrid, el concejal Guillermo Zapata, el cantante César Strawberry o el rapero Valtonyc.
  • Antonio Salinas (Tudela, 1946). Fiscal Anticorrupción con PP y PSOE. Los conservadores le acusaron de ser poco firme; los progresistas, de falta de independencia por cumplir las órdenes a rajatabla. Se jubiló por "cansancio". Bajo su mandato se inició el ‘caso Gürtel’.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento